Pangote era un pequeño pueblito situado en la costa norte colombiana,sus habitantes se dedicaban a la pesca y a la ganadería, las únicas diversiones que tenían sus pobladores eran el sentarse a jugar dominó debajo de algún árbol de matarratón, para resguardarse del inclemente sol y del insoportable calor que hacía, en verano la temperatura llegaba a los 40 grados a la sombra, la otra diversión que tenían era irse a la cantina del pueblo a tomar cerveza y a jugar buchacara.

Los habitantes de pangote llevaban una vida muy aburrida, todos los días eran iguales, monótonos y aburridos pero tenían una característica que los distinguía con los de otras regiones y era su calzado llamado abarcas tres puntadas y eran una especie de chancletas de cuero un calzado muy característico de la costa.

Un buen día el pueblo se despertó con un gran estruendo, se oía el rugir de motores, los asombrados habitantes asomados por las ventanas de sus casas veían desfilar una hilera de gigantescas volquetas y tactomulas que transportaban bulldozer retroescavadoras, y un sinnúmero de obreros ataviados con cascos y botas de trabajo.

Ese mismo día la maquinaria empezó a remover grandes cantidades de tierra, en el sitio de los trabajos había un letrero que decía que en ese sitio se construiría un moderno centro comercial, la construcción del centro se hizo en tiempo récord y esto trajo muchas fuentes de empleo para sus pobladores, el día de la inauguración del mega centro el pueblo entero se arremolinó en la entrada esperando que abrieran las puertas, todos lucían sus mejores prendas pero con las infaltables abarcas tres puntada.

Cuando se abrieron las puertas del centro comercial todos se abalanzaron tratando de ser los primeros en ingresar, era la primera vez que entraban a un centro comercial de esa categoría, todos estaban asombrados con el lujo, los juguetes, los regalos, la comida, pero lo que los tenía mas entusiasmados eran las escaleras eléctricas, todos las miraban pero nadie se atrevía a subirse en ellas, hasta que el gerente para que se animaran y perdieran el miedo fue el primero en subirse, poco a poco la gente se fue subiendo a la escalera con un poco te temor, pero cuando fueron tomando confianza empezaron a subir y a bajar emocionados una y otra vez.

La escalera eléctrica fue la sensación para todos los pobladores de pangote, eran largas colas de gente esperando para subir en ella, de repente la escalera se detuvo, la gente se miraba sin saber que había pasado, el gerente del centro comercial por los altavoces le informo a la gente que lamentablemente tenían que cerrar el centro comercial para poder reparar la escalera eléctrica.

Los técnicos al desarmarla se llevaron una sorpresa, en la maquinaria que impulsaba la escalera entre los engranajes encontraron mas de cien abarcas trituradas de los cientos y cientos de pobladores que ese día se habían subido en ella.la escalera

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: