El físico Polkinghorne escribió: «Estamos tan acostumbrados a comprender el mundo que hemos terminado por considerar como evidente que sea comprensible. Es lo que hace que la ciencia sea posible. Pero habría podido ser de otro modo. El Universo habría podido presentarse bajo la forma de un caos indescriptible antes que como un cosmos ordenado. O habría podido responder a una lógica que nos fuera inaccesible».

Así el pensamiento humano pudo descubrir numerosas leyes del Universo físico así como del campo biológico. ¡El hombre queda maravillado! El mundo que nos rodea no sólo está como organizado, sino que, además, es comprensible para nuestras mentes limitadas. ¿Comprensible? Sólo en parte, pero esto es suficiente para discernir que surge esta pregunta: ¿De dónde viene el orden del Universo, y por qué podemos esmerarnos en comprenderlo?

La respuesta está clara: Un sólo y mismo Dios creó todo y nos dio las facultades para comprenderlo. ¿Pero cómo conocer el porqué de las cosas? Puedo conocer el funcionamiento de mi cuerpo, sin embargo, si no discierno el sentido de mi vida, me quedo con dolorosas preguntas. Pero Dios no quiso dejarme en ese estado de ignorancia. Él se reveló en las Escrituras, por eso debemos leerlas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: