La diabetes es la situación en la que los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre están aumentados. A los niveles de glucosa en la sangre se le denomina glucemia.

Definiciones

Hipoglucemia: Valores bajos de glucosa en la sangre. Generalmente, los síntomas de falta de glucosa aparecen cuando el nivel de glucemia está por debajo de 55mg/dl.

Normoglucemia: glucosa en sangre normal; en ayunas entre 70 - 110 mg/dl.

Hiperglucemia: glucosa en sangre superior a 110 mg/dl en ayunas.

Objetivos

El principal objetivo es mantener los niveles de glucemia lo más cercanos a la normalidad posible y de manera mantenida. En su consecución es importante el control de la dieta y la nutrición.

Se debe luchar contra la obesidad, manteniendo un peso normal, que podemos medir por el IMC (índice de masa corporal). La obesidad es un importante factor de riesgo en la diabetes.

Consejos generales de alimentación

Comer la cantidad de alimentos suficiente que garanticen la energía mínima necesaria.

Comer poco y varias veces al día evitando comidas copiosas.

Para cocinar, reducir al mínimo las grasas de origen animal (mantequilla, tocino…), lo que es importante en la diabetes.

El aceite de oliva debe usarse siempre para aliñar y guisar (en especial fritos).

Tipos de alimentos en la diabetes mellitus

Comer legumbres (también llamadas leguminosas) con frecuencia (lentejas, garbanzos, judías, guisantes…). Aportan energía y son ricos en proteína. Cuando se come legumbres se puede suprimir la carne.

Las verduras y hortalizas (crudas o guisadas) son ricas en fibra, minerales, antioxidantes y aportan muy pocas calorías. Es aconsejable su consumo, se pueden consumir en todas las comidas y a libre demanda. En general son adecuados para la nutrición en todas las personas y especialmente en la diabetes.

Las carnes, pescados y huevos, contienen proteínas y grasas, pero carecen de hidratos de carbono. Deben consumirse con moderación. Es preferible consumir más pescado que carne. La yema de huevo debe de consumirse como máximo 2 a la semana, las claras de huevo pueden consumirse libremente.

Consumir lácteos con bajo contenido en grasa (leche descremada, 2%, yogurt 0% grasa) es importante en la dieta.

Consumir alcohol (especialmente vino y cerveza) en cantidades moderadas (dos vasos al día), como consejo general de nutrición en estos pacientes.

Evitar los azúcares de absorción rápida porque elevan de forma brusca los niveles de glucosa en la sangre es especialmente importante en la diabetes.

Los cereales son la principal fuente de energía y fibra; teniendo cuidado con los que tienen un índice glucémico elevado.

Frutas: ricas en vitaminas, fibra y antioxidantes, hay que tener en cuenta que algunas tienen un índice glucémico alto.

Controlar el consumo de sodio ya que un consumo elevado de este mineral contribuye a padecer enfermedades renales y cardiovasculares.

El cuidado de la alimentación y la dieta forma parte del tratamiento de la diabetes y hay que encuadrarlo en un conjunto de medidas saludables, entre las que además de una adecuada nutrición están una adecuada actividad física, horarios habituales, medicamentos y control del colesterol y de la tensión arterial.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: