En la localidad de Pradena, en Segovia se encuentran las cuevas de los enebralejos. Fueron descubiertas en 1932 y destacan principalmente por sus formaciones de estalactitas y estalagmitas. Tienen una longitud de unos 3700 metros, pero solo están abiertas al publico unos 500 metros. También poseen restos de pinturas, y cerámicas. Y se supone fueron utilizadas como lugar de enterramiento.
Las cuevas se completan con la reconstrucción de un poblado prehistórico y un aula arqueológica.
Se puede aprovechar la escapada para visitar la localidad de Pradena, otras localidades cercanas como la medieval Pedraza y recorrer el entorno de la sierra de Guadarrama.
Como alojamiento económico y de calidad se puede alquilar El Pajar de Pedraza, una casa rústica situada en la cercana localidad de Santiuste de Pedraza.
La visita a toda la zona merece la pena

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: