La obra de La Celestina de Fernando de Rojas es un claro ejemplo de la sociedad del siglo XV. En este trabajo, veremos como ha evolucionado el papel de la mujer hasta el día de hoy.

 

La protagonista de esta tragicomedia es la llamada Celestina que Fernando de Rojas nos la presenta como una vieja alcahueta, barbuda y borracha. Pertenecía a la clase baja de la sociedad, casi sin recursos y sin comodidades. Según las palabras de Parmeno, describiendo la casa en la que viven la Celestina y sus subordinadas queda muy remarcado: “Tiene esta dueña al cabo de la ciudad, allá cerca de las tenerías, en la cuesta del río, una casa apartada, medio caída, poco compuesta y menos abastada.”¹ Añadiendo además que no estaba casada, algo que no estaba bien visto, y que además provocaba que tuviera muchas dificultades para poder ganarse la vida ya que la mujer no podía trabajar, sino que se tenía que dedicar a las tareas de la casa y a cuidar de los niños. Esto se mantuvo hasta mediados del siglo XX, momento en el que la mujer tuvo la opción de acceder a un trabajo ajeno al de ama de casa, pudiendo además ser liberada de las ataduras que el no poder adquirir un empleo le provocaban, y así conseguir la independencia y la innecesidad de estar casada. Este aspecto de la mujer incorporada al trabajo lo podemos ver en la obra de Miguel Mihura Sublime Decisión.

 

La celestina se vio obligada a buscarse otro modo de vida, en contra de los cánones de su sociedad, dirigiendo un burdel, en el que mujeres jóvenes a su cargo, vendían su cuerpo a hombres de cualquier clase social para conseguir algo de dinero. Éste era al único modo que tenían de sobrevivir, además de hacer creer a la gente que era un bruja que se dedicaba a la superchería, incluso en la obra se nos muestra claramente en una conversación en la que Lucrecia le dice a Alisa: “No se como no tienes memoria de la que empicotaron por hechicera, que vendía las mozas a los abades y descasaba mil casados.”² Todo esto no hacia más que complicar la ya de por si difícil vida de Celestina, lo que hacia que las gentes las tuvieran como el blanco de sus insultos y mofas. Hipócritamente la celestina veía

como luego esas mismas personas la pagaban por arreglar sus problemas de amores. Esto se puede ver muy bien en las palabras de Parmeno cuando habla con su amo Calisto: “Y demás de esto, es nombrada y por tal título conocida. Si entre cien mujeres va y alguno dice: ¡puta vieja!, sin ningún empacho luego vuelve la cabeza y responde con alegre cara.”³ Hoy en día ninguna mujer necesita estar casada para poder vivir decentemente, sin necesidad de vender su cuerpo o utilizar artimañas para engañar a la gente. Esto también es porque la gente de ahora con los grandes avances científicos y el enorme descenso del analfabetismo hacen que la gente no crea en cosas como la brujería.

Sin embargo, aunque la Celestina y las mujeres a su cargo hacían lo que fuera para conseguir algo de dinero, esto no las sacaba de la gran pobreza en la que se encontraban, provocada en gran parte, por las diferencias entre clases sociales de la época, que hacía que las altas clases tuvieran una serie de privilegios que para las clases más bajas eran grandes inaccesibles. Esto es algo que poco a poco a lo largo de los siglos ha ido cambiando y las clases más bajas han ido luchando por una igualdad de condiciones, llegando a ser como hoy en día que no existen distinciones por clases sociales.

Dentro de la obra de la Celestina hay un claro ejemplo de dos mujeres completamente opuestas, en cuanto a modo de vivir y de pensar. Un de ellas es la protagonista, celestina, y la otra la madre de Melibea, Alisa. Esta última esta casada, y pertenece a la parte noble de la sociedad, sin embargo, como ya se ha nombrado anteriormente, Celestina no estaba casada y vivía pobremente. Existe una gran diferenciación en los encuentros que tienen y en los modos de tratarse la una a la otra, principalmente destaca también la mala fama de la celestina.

 

Conclusión:

La obra en relación con el trabajo nos muestra lo difícil de vivir en aquella época siendo una mujer no casada y lo importante que era la sociedad que te rodeaba en cuanto al modo de actuar de las personas, en comparación con la vida actual del siglo XXI.

Esta obra además nos muestra aspectos muy importantes como es la falta de lealtad, que en el caso de Sempronio y Parmeno, que aún sabiendo que a su amo no le conviene que la Celestina se meta en medio por su propio interés dejan que se aproveche. Esto visto desde el lado opuesto nos muestra la astucia de la Celestina para conseguir dominar al resto de personas, ofreciéndoles cosas que les puedan importar para de este modo conseguir sus propios beneficios, este último aspecto es muy importante, porque nos enseña en parte que si queremos podemos conseguir lo que queramos, en cierto modo, si consigues ser más listo que los demás y es algo que todos deberíamos tener en cuenta, no para intentar engañarnos los unos a los otros sino para ver que en ocasiones puedes conseguir lo que te propones simplemente contigo mismo, sin necesidad de nada material.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: