Si mezclamos dos cu­charadas de pétalos fres­cos de caléndula con cuatro de aceite de ger­men de trigo templado, muy rico en vitamina E, obtendremos un reme­dio eficaz para aliviar las dolorosas  QUEMADURAS S0LARES.

La siguiente infusión está indicada en casos de tensión alta o HIPERTENSIÓN. Se toma una cucharadita de flores de tilo y otra de flores de jazmín. Se dejan reposar durante media hora en dos tazas de agua que habremos calentado previamente. Tras filtrarla, podemos endulzarla con un poquito de miel. Es conveniente tomar un par de tazas diarias, procurando distan­ciarlas de las comidas principales.

EL EXCESO DE CRA­SAS en la alimentación se neutraliza con una tisana depurativa hecha con 15g de hojas de avellano, 10 g de ramas de enebro y un vaso de agua. Cuando esté hir­viendo, se retira del fuego y se sumergen las hierbas. Tapar y dejar reposar 5 minutos. Colar y tomar dos tazas al día.

Para dar REFLEJOS AL CABELLO podemos utilizar, en el último aclarado, una decocción hecha con 1 puñado de cortezas de castañas hervidas durante 15 minutos en 1/2 litro de agua. Proporciona unos atractivos reflejos a los cabellos rubios y reaviva el color de los castaños y rojizos.

Quienes las hayan sufrido, saben que las PICADURAS DE ABEJAS son muy molestas. El primer paso es extraer el aguijón con unas pinzas. A continuación, lo más efectivo es aplicar bicar­bonato de soda espesa­do en agua sobre la herida. Un poco de miel o una pizca de perejil machacado contribuyen también a reducir el escozor.

¿Tanto tomar el sol te ha pasado factura? Para eliminar las MANCHAS EN LA PIEL es suficiente con aplicar sobre ellas, con una gasa o algodon­cito, una infusión de manzanilla con unas gotitas de limón. Eso sí, es necesario dejarla enfriar un tiempo pru­dencial.

Los TRASTORNOS GASTROINTESTINALES nos pueden afectar en cualquier época del año, pero existen sencillas fórmulas para prevenir­los. El repollo, por ejem­plo, es uno de nuestros mejores aliados contra los parásitos intestinales. Esta verdura regulariza el estómago, el hígado y los intestinos. Además, fortifica el organismo y ayuda a combatir otros males como el envejecímiento, ya que favorece la regeneración celular y la oxigenación cerebral.

Cuando se tiene el CABELLO GRASO pare­ce que ningún champú resulta eficaz para sol­ventar este desagrada­ble problemilla. Sin embargo, entre estos consejos podemos en­contrar una solución que nos satisfaga. A la hora de lavarnos el pelo es preferible hacerlo con agua tibia o fría, nunca caliente. Hay que evitar cepillar el cabello antes de acostarse, intentar no utilizar el secador, y si se usa crema suavizante, aplicarla sólo en las puntas.

Muchas veces nos resulta imposible CON­CILIAR EL SUEÑO. Para que no se convierta en un verdadero problema, debemos cenar unas dos o tres horas antes de acostarnos, evitar ver películas violentas o que nos puedan alterar, tomar un ducha templa­da justo antes de meter­nos en la cama, o ingerir una infusión de melisa.

Realizar ejercicio de manera moderada y seguir una dieta rica en verduras, hortalizas y arroz, resulta primordial si se tiene la TENSIÓN ALTA. Otros alimentos como los cereales, el queso fresco sin sal, la leche semidesnatada y el pescado, son igual de saludables. A evitar: los excitantes, la sal, los ahumados, la carne (sólo una vez por sema­na), y los huevos.

Si queremos evitar la GRIPE es importante reforzar nuestras defen­sas durante los meses de invierno. Deberíamos tomar al menos dos raciones de verdura y dos piezas de fruta al día. Una buena alternati­va son las sopas de ver­dura, ya que sacian, calientan y tienen pocas calorías, Tampoco pode­mos olvidar los potajes» los purés de legumbres y, por supuesto, tomar mucha agua. El líquido elemento ayuda a man­tener las mucosas hidra­tadas y favorece la ex­pulsión de mucosidades en caso de resfriado. Es importante reducir, entre otros, los siguien­tes elementos: pan, cereales refinados o azucarados, patatas fritas, pasteles, pastas de harina blanca, verduras en conserva, cacahuetes, leche entera, quesos grasos, margarina, café y bebidas gaseosas.

En invierno es inevita­ble el FRÍO, Y nada mejor para combatirlo que una buena sopa caliente. Entre el 70 y el 80 % de nuestro cuerpo es líquido, de ahí la buena sensación que experimentamos al «beber» un alimento. Además, un tiempo de cocción adecuado per­mite a todos los alimen­tos, en especial a las verduras, mantener todas sus propiedades alimenticias.

Por último, les ofrece­mos un par de consejos para paliar los DOLORES DE CABEZA: pónganse alrededor de la misma un paño humedecido con vinagre blanco, o bien, dense masajes en las sienes con aceite mentolado.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: