Cuando nos salga alguna ESPINILLA ES­PORÁDICA, podemos seguir un tratamiento tópico bastante eficaz. Por la noche, deberemos colocar un poco de pasta dental blanca sobre nuestro eventual grani­to. El dentrífico logrará reducir su tamaño por el efecto de deshidratación que se produce. Este remedio no debe usarse si se padece un proble­ma serio de acné.

Para poder presumir de un CUTIS DE POR­CELANA, debemos confiar en la zanahoria como fiel aliada, puesto que posee propiedades antioxidantes que pue­den retrasar el envejeci­miento de la piel. Inge­rir varias raciones de este tubérculo durante la semana, además de utilizarlo como crema, nos ayudará en nuestro cometido. Para la cre­ma, deberemos licuar varias zanahorias, y aplicar el jugo obtenido sobre nuestro rostro. Una vez que el zumo se haya secado, nos enjua­garemos la cara con agua tibia y nos secare­mos de manera suave con una toalla.

La próxima vez que sufra un ATAQUE DE HIPO y necesite una receta eficaz, pruebe lo siguiente: corte una rueda de limón, cúbrala por una de sus caras con una capa de azúcar, y si es posible, añádale un chorro de amargo de angostura. A continua­ción, sólo tendrá que chupar todo el limón y enseguida se deshará del molesto hipo.

Cuando se trabaja en la cocina, a veces son inevitables las QUEMADURAS, que suelen ser producidas por aceite o agua hirviendo. En esos casos resulta muy refres­cante y eficaz una sencilla cataplasma de yogur natural, que haremos batiendo este producto hasta que adquiera con­sistencia líquida y empa­pando con él un trozo de gasa o tela suave que dejaremos en la zona dolorida durante 30 minutos.

Contra el CATARRO NASAL podemos em­plear este viejo remedio natural: poner en un frasco vaporizador 2 tazas de agua que habremos dejado hervir durante 10 minutos con 1 cucharadita de sal marina. Cuando esté a temperatura ambiente, aplicar en cada orificio nasal 3 ó 4 veces al día.

Si se forman ESTRÍAS EN LA PIEL es muy difícil eliminarlas, pero pode­mos atenuarlas y evitar la formación de otras nuevas tomando cada noche un baño templa­do en el que habremos disuelto cuatro o cinco gotas de aceite esencial de jazmín.

El DOLOR DE CABEZA puede aliviarse si se aplican masajes en el cuello y en los pies con aceites relajantes como los de espliego, menta o mejorana, que eliminan la tensión muscular y ayudan a controlar el estrés que suele estar detrás de las cefaleas y migrañas.

Para combatir la OBESIDAD existe un sencillo remedio que de­be combinarse con una dieta ligera (fruta, verdu­ra, carnes y pescados a la plancha, lácteos desnatados y pequeñas cantida­des de pan y pasta inte­gral): tomar en ayunas, durante 40 días, una decocción de 25 gr de hojas frescas de malva en 1/2 litro de agua.

Si tenemos la PIEL SECA podemos olvidar­nos de las lociones comerciales y recurrir a un remedio tan antiguo como eficaz: una decocción de hojas de laurel, con la que frotaremos todo el cuerpo después de la ducha diaria.

Cuando necesite­mos estar en plena for­ma pero nuestro orga­nismo acuse la FATIGA, podemos prepararnos una taza de café al que, cuando esté hirviendo, añadiremos estos ingre­dientes: 1 pizca de jengi­bre, 1 puntita de pimen­tón, 1 pizca de canela y 1 cucharadita de miel. Remover bien y dejar reposar 10 minutos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: