Las conversaciones siempre traen frutos.

En una de las tantas con amigos de muchos años surje una receta para atender los dolores musculares  y de huesos que a todos nos ataca por uno u otro motivo.

La receta en mención requiere  de :

-Una botella de vidrio con boca de unas dos pulgadas de diámetro.

-kion picadito.

-una porción de alcohol que cubra el kion .

Se pica el kion en trozos pequeños y se introduce en el recipiente  de vidrio.

Posteriormente se ingresa al depósito la cantidad de alcohol que cubra el kion y algo más .

Se deja que la preparación macere y después se aplica sobre la parte afectada a manera de frotación.

Es una receta casera recibida de un amigo.

Escrito a la manera de  quienes incluyen recetas o algo similar,y que reciben una aceptación que llama la atención.

Se puede concluir que las conversaciones siempre dejan huella en nosotros y en los demás.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: