Kinestesia

El cuerpo humano tiene un particular idioma. Si somos capaces de realizar unos sencillos ejercicios conseguiremos un mayor control sobre nuestro cuerpo.

En nuestra vida diaria solemos abusar de nuestro cuerpo de muchas maneras. Tendemos a pensar que tiene que respondernos y funcionar de la forma en la que nosotros deseamos. Somos capaces de dar por supuesto que está en sintonía con los deseos que tiene nuestra mente y con nuestra forma de ser. 

La kinestesia se define como la forma en la que se perciben la posición y el equilibrio de las diferentes partes del cuerpo humano. 

Tomar conciencia del movimiento o método Feldenkrais

Este método fue creado por el francés Moshé Feldenkrais en el año 1950 y considera imprescindible que sepamos percibir las distintas partes de nuestro cuerpo. Si se realizan una serie de sencillos ejercicios utilizando el control del sistema nervioso central, se podrá conseguir una disminución de las molestias físicas. Se trata de aprender a controlar los movimientos para que de este modo se evite la utilización de músculos innecesarios que son los causantes de que se active el dolor. 

Utilizar la eutonía para encontrar el tono muscular ideal

La aplicación de la eutonía se centra principalmente en el tono muscular, dicho de otro modo, es el grado de tensión que presentan los músculos ya estén en reposo o estén en movimiento. La mayor parte de las ocasiones solemos hacer mayor fuerza y desgaste de enrgía de la que necesitamos, se trata de alcanzar el mejor tono muscular posible, se harán ejercicios, con los que se relajarán los músculos que no vayamos a utilizar, y así conseguiremos evitar las contracturas y demás lesiones musculares. 

Reconocer el dolor

Mediante el dolor físico el cuerpo nos está transmitiendo un mensaje, es un mecanismo de defensa utilizado por los tejidos musculares. Suele empezar de modo suave con la aparición de algunos síntomas; existe tensión en lugares que no debería haberla, a veces se nota un leve cosquilleo o picores en la piel. 

Si algunos de los síntomas pasan desapercibidos, es cuando tiene lugar la aparición de un dolor más intenso, es entonces cuando ya no se puede ignorar. 

Tratar de escuchar al cuerpo

Es recomendable analizar la postura corporal, esto se consigue cerrando los ojos y tratando de sentir como están todos nuestros músculos. Descubrir si existen zonas en las que haya una mayor tensión. 

Tratar de relajar los tejidos en los que se siente el dolor. Es bueno concentrarse solo en esas zonas, ya que es posible que así las molestias lleguen a desaparecer.

Darse un masaje relajante tratando de sentir los músculos del dorso, combinándolo con la reflexiología para sentir los músculos de los pies.

Se trata de elegir una cosa cada vez, y acoplarla a las actividades diarias, para conseguir que sentir el cuerpo y entender todos los mensajes que este nos lanza, sean algo habitual en nuestro día a día. Así seremos capaces de entender que no hace falta caer enfermo para comprender que el cuerpo humano necesita más descanso. 

 

 


 

Kinestesia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: