Kim Peek

Kim Peek nació el día 11 de Noviembre del año 1951 en Salt Lake City, EEUU. Sus padres eran Fran y Jeanne Peek, un matrimonio mormón que ya tenían otros dos hijos, Brian y Alison. Cuando Kim contaba con 9 meses, los médicos detectaron un retraso mental severo producido por la macrocefalia, pues el craneo del pequeño era más grande de lo normal. Además de esto, su cerebro carecía del cuerpo calloso que se encarga de unir y regular la conexión entre los dos hemisferios cerebrales.

Gráfica del cerebro

En la imagen se puede ver la comparación entre un cerebro normal (arriba) y el cerebro de Kim Peek (abajo)

Debido a esta particularidad, se produjo un fallo en el sistema de filtración de la información en el cerebro, y eso le llevaba a recordar hasta el 98% de las cosas que leía o veía en televisión, cuando una persona común es capaz de retener tan solo un 45%. Los padres fueron aconsejados por los propios especialistas para que ingresaran a su hijo en un centro especial, pero tras reflexionar sobre las ventajas y desventajas que eso supondría para su educación, decidieron que lo mejor sería criarle en casa de la manera más normal posible y en compañía de sus hermanos.

Las sorpresas para la familia no acabaron con el diagnóstico médico. Cuando Kim alcanzó los 16 meses de edad, sus padres descubrieron con pasmosidad que su hijo ya era capaz de hablar con fluidez, leer perfectamente el periódico, e incluso recitar de memoria las obras de Shakespeare. Aquella situación empujó a la familia a buscar asesoramiento médico, el cual determinó que Kim padecía el denominado Síndrome de Savant, o Síndrome del Sabio.

Síndrome de Savant

El Síndrome de Savant consiste en una serie de capacidades físicas, mentales y motrices combinadas a su vez con habilidades propias de las personas con superdotación

Eso quería decir que Kim no era capaz de valerse por sí mismo para actividades tan básicas como bañarse, vestirse o comer. En cambio, era capaz de recordar con perfecta claridad la trama de cualquier novela, o de recitar libros enteros de poesía, aunque nunca podría entender sus significado, ni mostrar tampoco emoción alguna ante lo que hacía. Hasta los 4 años no aprendió a caminar y su mayor entretenimiento se basaba en memorizar listines de teléfonos y códigos postales de países, y sumar los números de las matrículas de cohes. Cuando cumplió 6 años, el cirujano Peter Lindstrom sugirió a Fran y Jeanne Peek practicarle una lobotomía a su hijo. Esta operación quirúrgica consistía en la ablación de los lóbulos frontales del cerebro del paciente en cuestión.

Lobotomía

Estas operaciones se hicieron muy populares en EEUU en la década de los 50. Una de las 10.000 pacientes que la sufrieron fue Rosemary Kennedy, hermana mayor del presidente J.F.Kennedy

Los padres de Kim eran muy conscientes de los riesgos y consecuencias que dicha intervención podría acarrear, de modo que declinaron la oferta de los especialistas, pues se negaban a convertir a su hijo en un vegetal.

A los 7 años, Kim se sabía de memoria la Biblia, y a los 14 ya había acabado el instituto, pero las autoridades académicas se negaron a darle el título porque se había adelantado cuatro años respecto a la edad que le correspondía para finalizar sus estudios. Para intentar que su vida fuera lo más normal posible, a los 18 años empezó a trabajar en un departamento de contabilidad donde dió muestras de sus extraordinarias habilidades matemáticas. Sin necesitar nunca la ayuda de las calculadoras, Kim rellenaba mentalmente las hojas de contabilidad, pagaba a los proveedores, y completaba las nóminas de los trabajadores.

Con el tiempo, Kim llegó a almacenar en su memoria un calendario de 10.000 años en el que podía situar cualquier hecho en las coordenadas correctas, y gracias a esta habilidad, se le empezó a conocer con el apodo de "Kimputer" ( Kim + Computer, que significa ordenador en inglés). Por otro lado, sus capacidades para relacionarse con otras personas eran muy bajas, pues siempre estuvo muy protegido por su familia y le costaba mucho hacer amigos. La mayor parte del tiempo libre lo invertía devorando libros, ya que podía leer dos páginas en tan solo ocho segundos. El truco era que usaba los dos ojos al mismo tiempo. Mientras el ojo izquierdo leía la página izquierda, el derecho hacía lo mismo con la página derecha. Y aunque pasaran muchos años, siempre recordaba los personajes, sus historias, y el lugar en el que se desarrollaba la trama. Pero no solo memorizaba historias, sino que también lo hacía con partituras musicales que le permitían tocar el piano con sorprendente facilidad, a pesar de no tener conocimientos en la materia.

Kim Peek y Fran Peek

Kim quedó bajo el cuidado de su padre cuando este se divorció de su madre en 1981. Fran siempre estuvo muy pendiente de él para que nadie sacara provecho de sus dotes

Durante una charla que ofreció en 1984 en la conferencia de la Asociación de Personas Retardadas de Arlington, Texas, Kim conoció a Barry Morrow, un guionista y productor que años antes había escrito el guión de la película "Bill", protagonizada por Mickey Rooney y cuyo argumento giraba en torno a un hombre con retraso mental.

Ambos hombres hablaron durante largo tiempo sobre la Guerra de Secesión Norteamericana, las Guerras Mundiales, y otros temas de relevancia histórica. Morrow quedó tan impactado tras este encuentro, que decidió inspirarse en Kim Peek para el guión de su siguiente película titulada "Rain Man", sobre la historia de un joven interpretado por Tom Cruise que descubre, tras la muerte de su padre, que tiene un hermano autista que ha heredado la fortuna paterna, interpretado por Dustin Hoffman.

Kim Peek y Dustin Hoffman

Hoffman se había entrevistado varias veces con los Peek, y en aquellas conversaciones habían hablado de temas tan diversos como la monarquía, el cine, o libros de geografía y literatura

Finalmente, la película de Morrow se llevó tres de los ocho Oscar a los que estaba nominada. Los premios fueron por mejor director, actor y guión. El mismo Hoffman dijo de Peek: "puede que yo sea una estrella, pero tú eres el cielo".

El éxito de la película supuso un cambio radical en la vida de los Peek, pues numerosos medios de comunicación empezaron a interesarse por ellos, que supieron aprovechar su fama dando conferencias en universidades, prisiones, y otras instituciones estadounidenses para concienciar a la gente sobre las discapacidades mentales. Padre e hijo comenzaban siempre los discursos con la siguiente cita:

"Debemos aprender a reconocer y respetar las diferencias que hay entre las personas y debemos tratarlas de la misma forma en la que queremos ser tratados. Solo así tendremos felicidad y esperanza."

Nunca cobraron por sus intervenciones, pero Kim disfrutaba cada minuto al acabar las conferencias cuando mostraba a todo el público el Oscar que había recibido.

A lo largo de su vida siguió protagonizando anécdotas que sorprendían a todo aquel que se encontraba a su alrededor, como cuando meses después de haber leído en una hora la novela "La caza del octubre rojo" de Tom Clancy, le preguntaron si se acordaba de cómo se llamaba el operador de radio ruso que salía en la historia. Kim no solo recordaba el nombre, sino que también supo reproducir todo el fragmento que hacía referencia a dicho personaje.



Kim y Fran Peek

Fran Peek escribió en 1996 un libro sobre su hijo titulado "El auténtico Rain Man: Kim Peek". Se convirtió en un éxito de ventas

Su cerebro fue estudiado por la NASA en el año 2004, utilizando tomografías y resonancias magnéticas para poder descubrir por qué alguien con un cociente intelectual de 87 puntos (la media se sitúa entre 100 y 110), era capaz de realizar tales proezas. Fran Peek aseguró que el objetivo del estudio era medir lo que sucedía en el cerebro de su hijo cuando este se expresaba, y cuando pensaba en lo que expresaba.

Debido a una infección en las vías respiratorias, Kim Peek falleció el 19 de Diciembre del año 2008. Tenía 58 años.

Al final de su vida, había memorizado 9.000 libros y se había especializado en 15 temas distintos, aunque luego era incapaz de atarse los zapatos o de acordarse de cuál era el cajón donde estaban sus calcetines.

Kim Peek leyendo

 

Citas de Kim Peek:

"No tienes que ser un discapacitado para ser diferente, porque todo el mundo es diferente."

"Porque ninguna batalla se ha ganado nunca. Ellos ni siquiera luchaban. El campo solo revela al hombre su propia locura y desesperación, y la victoria es una ilusión de filósofos y tontos. ¡Sé diferente!."

Fragmento del documental "Mentes privilegiadas"  

Trailer de la película "Rain Man"   

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: