kenji fujimori y ppk, no tan astuto plan

KENJI FUJIMORI Y PPK, NO TAN ASTUTO PLAN

Kenji Fujimori y PPK, no tan astuto plan, es el análisis interno, emocional, de los protagonistas Kenji Fujimori y PPK(Pedro Pablo Kuczynski), sobre la razón de su apresuramiento al pedir y otorgar, respectivamente, el indulto presidencial al ex-presidente Alberto Fujimori.

Empecemos entonces, mi escritura analítica da inicio:

Cada político, relevantes algunos, otros no tanto, que quiere figurar, está aprovechando esta polémica generada por el indulto ya mencionado, los mimos que empiezan a opinar a favor y en contra de dicho indulto, unos apoyando sus comentarios en la base legal y moral, otros solo apoyados en que sus cuerdas vocales les permiten hablar(aunque sería mejor que se quedaran callados, ya que pareciera que de chiquitos no leyeron bien su coquito), en fin, así es la política peruana; volviendo al tema, todos ellos opinan desde un punto de vista político, jurídico, social, etc., pero yo lo haré desde otro lado, uno que explica, a mi manera, la razón por la que el dichoso indulto se dio con tanta rapidez.

Error de PPK?, SÍ; falta de carácter e inteligencia del mismo?, SÍ.

Yendo al otro lado:

Astucia de kenji Fujimori?, SÍ; error del mismo?, SÍ, O NO?, podría ser, analicemos.

Si el trato inicial fue que se diera el indulto a cambio de echarse abajo la vacancia presidencial, entonces, Kenji Fujimori debió haber pensado:

- Si logro echarme abajo la vacancia, en cuanto tiempo debo pedir a PPK que haga realidad el indulto a mi padre?; dos meses?, un mes?, una semana o menos?

Y justo en ese instante empezaron, en él, sus elucubraciones sobre la conducta humana, sobre como una emoción momentánea puede hacer que una persona tome decisiones casi sin titubear y como, ya pasada esta, una persona puede cambiar de parecer al mismo tiempo que puede descartar una decisión y tomar otra.

- Pero, qué pasará si le doy el plazo de dos meses, o uno, para que cumpla con la palabra dada?, este cumplirá con nuestro trato?, o cambiará de idea y negará la promesa hecha?, y si lo hace, si se niega, como obligarlo a que haga realidad el indulto?, puedo confiar en él?

Todo esa elucubración surge a sabiendas de que el ser humano es voluble y puede cambiar rápidamente de idea en cuestión de horas, días, meses, haciendo que su “SÍ” se convierta fácilmente en un “NO”. Específicamente, en este caso, hablando de PPK, al sentirse aliviado este, libre de tanta presión, al sentirse en paz consigo mismo, al sentirse triunfador, al sentirse nuevamente en el poder, tuvo la adrenalina a flor de piel, la alegría lo desbordaba, tanto así que no existía en su boca espacio para un “NO” como respuesta, mucho más aún si tiene que ver con algún pedido hecho por su gran salvador Kenji Fujimori. Entonces, ese éxtasis momentáneo debía ser aprovechado, esa emoción llena de felicidad, momentánea, desbordante por todos lados, tenía que ser usado con prontitud, era UN AHORA O NUNCA.

- Tengo que pedir que lo haga ya!, o de otro modo, si espero mucho tiempo, este viejito loco quizá pierda las ganas de hacerlo y se olvide de todo a voluntad!...eso pensó Kenji Fujimori en ese instante, creo yo.

Y así se dio, se dio el indulto apenas pocos días después del debate, porque ese era el momento idóneo para hacerlo, no había otro, postergarlo era peligroso. E imagínense que pudo haber pasado si Kenji Fujimori hubiese esperado más tiempo del prudencial, se corría el riesgo de perder la única oportunidad, puesto que, como ya dije, el ser humano es voluble y cambia de idea fácilmente, por ende, es posible que, tomando en cuenta eso, PPK, el presidente actual, hubiese sufrido, después de un tiempo, de amnesia voluntaria, con lo cual, en esa situación, pudo haberse negado a recordar todo pacto preexistente; y es que ya para ese tiempo la emoción y felicidad desbordantes que sentía ya habrían pasado, su forma de pensar y agradecimiento, podrían haber cambiando en un: “Gracias, pero no”; en cuyo caso quien podría obligarlo?, algún contrato o algo?; nadie, verdad?.

Repito, eso creo yo que sucedió, pero bueno, ya las cosas se dieron, ya Alberto Fujimori está libre; mas, ese plan tan bien planeado por Kenji Fujimori y PPK no fue un TAN ASTUTO PLAN, ya que no tomaron en cuenta(o si lo tomaron y no les importó) al inconformismo nacional (no de todos, sino solo casi del 50 %, creo yo) que se puso en contra de ese indulto, y más porque ese apresuramiento lo único que hizo fue exacerbar en demasía los ánimos de las gentes quienes casi de inmediato salieron a las calles a protestar.

Sin embargo, siendo honestos y realistas, así el indulto se hubiese dado en unos dos, tres, cuatro o cinco meses, las protestas igual hubiesen surgido, puesto que existe el anti fujimorismo vivo que siempre está con el cuchillo en la mano para atacar a todo lo que lleva el apellido Fujimori. De cualquier forma era una situación inevitable.

Bueno, esa fue, para mí, la razón interna, emotiva, que llevo a Kenji Fujimori y PPK, a hacer realidad el indulto con tanta prontitud, el primero con el pedido, el segundo con la decisión.

Y que está pasando ahora con el partido oficialista?

 Según las noticias algunos congresistas están renunciando al partido oficialista, al igual que lo hacen algunos ministros, lo que sería una gran baja desfavorable para PPK el actual presidente, sin embargo eso que tanto afectará a su gobierno?, lo llevará a la derrota política?; la respuesta a esa pregunta sería que NO SE SABE, todo depende de si el grupo parlamentario de Keiko Fujimori lo apoya o no, y de ser el caso todo le iría bien al presidente, pero de no ser el caso, uh?...

Ese será tema de otro artículo.

Por ahora, les quedo agradecido por leer este pequeño escrito titulado: Kenji Fujimori y PPK, no tan astuto el plan.

Gracias.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: