Desde el primer palo o hueso, las primeras armas de piedra y luego metal han evolucionado y con ellas las formas de utilizarlas. Pasando de movimientos puramente instintivos a técnicas complicadas y estudiadas permitiendo la mayor garantía de éxito posible.
El kendo, o esgrima japonesa surge de la evolución natural de las técnicas del uso del sable. Al igual, la esgrima Occidental no surgió de pronto, ni fue creada por una o varias personas sino que se fue perfilando a lo largo de experiencias en combate. Lógicamente existen quienes crearon escuelas y normas para su practica, todo eso sumado fue componiendo la técnica llamada en un principio kenjutsu ("arte del sable") hoy día conocida como kendo ("camino del sable") llevando una carga mística y filosófica aun mayor.
Se debe entender que en Japón el sable a representado algo mas que un instrumento de muerte, encontrándose sumamente enraizado con las culturas místicas y filosóficas niponas.
La principal diferencia entre el esgrima japones y el de occidente radica en la postura, donde para estos últimos se practica tomando el arma con una sola mano, con el cuerpo ladeado, tratando de presentar el menor blanco posible para el oponente; A diferencia en kendo el arma es sujeta con ambas manos, estando los combatientes frente a frente teniendo los golpes de punta un papel secundario. Se trata de dar el menor numero de golpes posible tendiendo a un único movimiento rápido y preciso con el que detener al adversario. A ello estaba dirigido el entrenamiento de kenjutsu en los tiempos que dominar el sable era vital.
Las diferencias también se dejan ver en las técnicas, no se debe olvidar que las situaciones históricas en Oriente y Occidente fueron distintas dando experiencias en combate completamente diferentes tanto en el área física como psíquica de los contendientes.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: