En 1865, Julio Verne, comunicaba la publicación de su última novela, “De la Tierra a la Luna”, (Puede bajar el libro), y agregaba que había escrito el libro pensando en lo que sucederá, con seguridad, en los años futuros.

 

Sus palabras fueron muy acertadas, ya que en 1969 un hombre ponía sus pies en la Luna.

 

Julio Verne, imaginó un viaje espacial muy rudimentario, comparado con el que cien años después se llevaría a efecto.

 

El director francés Melies, en la película “Viaje a la Luna”, del año 1902, confeccionó el escenario, el enorme cañón que los catapultaría y realizó la forma del viaje y aspecto del satélite. Pero casi en nada se parecían a la realidad esas ideas.

 

Aunque existen otros datos, propuestos por Verne, que si resultaron ser sorprendentemente verdaderos. Él ubicó la plataforma, desde donde se iba a realizar el lanzamiento, en Florida, ciudad cercana al actual Cabo Kennedy.

 

También, la manera de diseñar su cápsula estelar, viene a ser insólitamente parecida a las que se construyeron para los primeros viajes espaciales.

 

Otra de las cosas que aun sorprenden, es que Julio Verne se imaginó que en el espacio, los astronautas sentirían ausencia de peso, como se sabe, casi igual a la sensación de la ausencia de gravedad.

 

Para el retorno a la Tierra, Verne pensó en un grandioso amarizaje que los devolvía, sanos y salvos a sus hogares, de la misma manera como lo hicieron las primeras misiones espaciales.

 

Jules Gabriel Verne, nació en Nantes, Francia, un 8 de febrero de 1828 y falleció en Amiens el 24 de marzo de 1905.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: