El pasado miércoles 25 de enero, el Madrid se enfrentó al Barsa en el Camp Nou, y consiguió plantarle cara de una vez por todas. Mourinho acertó esta vez en el planteamiento y los cambios en la segunda parte, y esto hizo que el conjunto blanco creará ocasiones además de juego, algo que escaseaba en los madridistas en los anteriores Clásicos.

El Madrid lo tuvo, saboreo el pase a semifinales de la Copa del Rey, por fin jugó, por fin elaboró desde atrás, y por fin desapareció de una vez por todas el miedo escénico ante el Barsa, al menos de eso dio la impresión ayer. El resultado del partido de ida (1-2), dejaba pocas esperanzas a los madridistas, pero más que el resultado, era el juego de los blancos desplegado hasta ahora siempre que se enfrentaba con el Barsa, el que dejaba aún menos esperanzas para remontar. Desde el inicio del encuentro, el Madrid salió a por todas, fuerte en la presión,  acompañado de atrevimineto y con intenciones claras de crear juego, de trenzar pases. Suena raro que el Madrid quiera crear juego frente al Barsa, pero esta vez fue así.

La ocasión tempranera de Higuaín fue el antecedente de lo que sería todo el partido. En la primera parte las ocasiones las pusieron los blancos, parecía el mundo al revés, el Madrid llevó todo el peligro durante la primera parte mientras que el Barsa llegó dos veces y remató la faena, esta vez la pegada la tuvo el Barsa. Esos dos goles en la primera parte, injustos hablando de las ocasiones que crearon los dos equipos, parecía que sería el detonante decisivo para apagar al Madrid y hundirles moralmente. Pero no, el Madrid en ese partido se encontraba cómodo, veía que podía hacer fútbol, y en lugar de entrar deprimidos futbolísticamente hablando, siguieron insistiendo en jugar, en combinar, y en utilizar esa velocidad explosiva que les caracteriza arriba y se encontraron con dos goles, a falta de de 25 minutos por disputar. 

El árbitro ha sido punto de mira desde que concluyó el partido, y lo cierto es que no estuvo nada acertado, perjudicó en ambos lados, siendo quizás más notoria la equivocación en el bando blanco, pero creo que después de este partido,  Mourinho y los jugadores madridistas deben quedarse con otra idea, la idea de que este partido puede servir de punto de inflexión de cara al resto de los Clásicos de la temporada, deben quedarse con la idea de que jugando, se puede. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: