Juegos y nanas infantiles algo macabras.

La psicología infantil ha avanzado mucho en los últimos años, pero al analizar el pasado reciente y con ello me refiero a mi niñez y la de muchos de ustedes me pregunto cuánta culpa han tenido nuestros padres y abuelos en temores y traumas que poseemos de adultos y que ni siquiera los terapeutas han identificado como causa. Recientemente hablaba sobre las terroríficas historias de los cuentos  clásicos para NIÑOS   (ver Lo macabro de la literatura infantil en artigoo). ¿Y no se ha preguntado usted por esos juegos y nanas o canciones infantiles que mas que didácticas y educativas les ponen los pelos de punta a cualquier niño?

No me refiero a los novedosos videojuegos de monstruos,  calaveras y zombies,  llenos de sangre y violencia que bien sabemos lo perjudiciales que son. Hablo de los juegos y canciones tradicionales,  con los que crecimos varias generaciones. Recuerdo en particular aquella cancioncilla muy popular en mi tierra que dice la manito la tengo quemada no tengo huesito ni nada, una imagen muy descriptiva de una situación horrorosa hasta para un adulto. Ni que decir de las muchas versiones de una nana muy cantada que amenaza con el coco que te va a comer si no te duermes pronto, o aquella de Mambrú se fue a la guerra que cuenta toda una historia trágica de pérdida de un ser querido en batalla, haciendo énfasis en el dolor de esa situación.Todo esto hace que considere que quizás, como en lo cuentos infantiles, la causa de incluir estas desgracias en la educación infantil este dada por la necesidad de preparar a los niños para el dolor y la muerte como parte normal de la existencia.

Los juegos no se quedan atrás, en mi infancia había un juego muy popular de palmadas que se acompañaba de  una canción que decía así un chino cayó en un pozo las tripas se hicieron aguas....Y que me dice del juego del ahorcadito donde se va preparando paulatinamente la horca según se van cometiendo errores en adivinar la palabra que pone el contrincante, al menos yo he visto llorar  muchos niños malos perdedores a lágrima viva porque fueron ahorcados por el contrario. Otro muy popular, que además de discriminatorio es la base de muchas conductas violentas futuras, es el juego de indios y vaqueros, donde un equipo dispara con arcos y flechas y el otro con pistolas, cayendo al piso los perdedores en posturas de  heridos o muertos.

Es probable que por tener más madurez vea desde una perspectiva diferente los juegos y canciones infantiles, encontrando situaciones macabras donde otros ven trivialidad, dejo a su consideración rememorar su niñez y evaluar lo que ahora hace con sus hijos, sobrinos y nietos, que le canta y que juegos les enseña.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: