En Perú uno de los juegos de moda es el denominado Pellizquito Pellizcón.

En nuestra niñez este juego servía para poner a prueba el soportar los pellizcos de nuestro ocasional y voluntario competidor, generalmente un familiar o amigo del barrio.

Uno de los jugadores ponía a disposición del otro jugador su mano para que sea pellizcado, pellizco al que seguía el nuestro y así sucesivamente hasta que se producía un pellizco tal que en lugar de un pellizquito resultaba un pellizcón que hacía tambalear al competidor, que prácticamente resultaba perdedor por deserción para reparar el dolor del Pellizcón.

Este parece ser el juego al que estamos embarcados los peruanos en el asunto del gas natural de Camisea y alrededores que está conectado con el problema del gas licuado de petróleo , un negocio redondo por costar Treintacinco Nuevos Soles oro  un pequeño balón de diez kilos.

Descubierto el gas de Camisea por una empresa privada, por los Ochenta del siglo pasado, sólo empezó los estudios en serio, perforación y explotación alrededor del año 2000,por parte de otra empresa.

El primer pellizco  lo dío quien no habiendo descubierto el gas, se benefició con lo acontecido alrededor del año 2000,que hasta lo mantiene con un segundo pellizcón a los consumidores o usuarios ya que quienes pagaron el gasoducto para transportarlo fueron todos los que tenían un medidor de luz eléctrica.

Quien es el dueño del gas?

Otro pellizcón. Los grandes interesados se encargaron de dejar muy en claro que el gas era del Estado mientras estuviera bajo tierra, pero una vez puesto en explotación , ya era gas de la empresa que lo extraía.Sus defensores lo repiten con una sonrisa de triunfo en cuanta ocasión tienen por todos los medios de comunicación.

Hoy en día, año 2010, se descubre y se siente la realidad más que atender la demanda interna de Perú se comienza a transportar a chorros al extranjero, con lo cual se repite aquello de quien nadie sabe para quien trabaja y menos para qué paga su contribución al gasoducto que lo transporta.

Los pueblos del Sur del Perú reclaman gas para toda su zona y que se atienda la demanda interna para acabar el negocio redondo del gas licuado, instalar todo lo necesario para el gas natural a domicilio , incentivar la producción industrial  y de toda índole en Perú. Parte del paraíso peruano que los políticos de turno y allegados quieren implantar? Por supuesto que estos asuntos no forman parte de ese Utópico paraíso. Ver artículo Perú.Rumbo al paraíso.

La protesta, el reclamo firme y sostenido, víspera de elecciones regionales, municipales y nacionales  resulta un pellizcón para los gobernantes de turno, sus allegados y aliados.

Cual será y quien dará el próximo pellizcón?

El tiempo lo dirá.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: