Los judíos sefarditas tienen hoy una oportunidad de recuperar su patria pérdida, gracias, a una nueva ley puesta en marcha. Sus descendientes podrán solicitar la nacionalidad española, siempre y cuando, acrediten el conocimiento de nuestra cultura y lengua.  Pero, quiénes eran esos  hebreos que ahora podrán volver a ser españoles, a pesar de que han pasado 500 años desde que fueran expulsados de su país. Esa es la pregunta a responder.

 

En la España de la EDAD MEDIA convivían un crisol de religiones. Durante muchos años, cristianos, musulmanes y judíos compartieron un mismo espacio. Se pierde la pista de su llegada, y se han encontrado restos arqueológicos que podrían situar a estas primeras comunidades en el sigo VII a. C. Sin embargo, durante el reinado de los Reyes Católicos esa coexistencia pacífica se vio alterada, junto a una serie de cuestiones políticas y religiosas que hicieron en 1.492 fueran literalmente expulsados de sus casas y de sus tierras.

EDICTO DE EXPULSIÓN

Lo cierto es que estos antiguos judíos españoles tuvieron un fuerte peso en esa sociedad. Una de las comunidades más próspera e influyente fue la sevillana hasta el punto que su dinero sirvió para financiar las campañas militares de Isabel de Castilla y Fernado de Aragón, pero, de nada les valió. Con la firma del  Edicto de Expulsión, se les daba a elegir entre convertirse al cristianismo o abandonar al Reino. Ya no había marcha atrás. Los procesos de la Inquisición donde ponían en duda que hubieran abrazado a Cristo, hicieron que muchos se marcharan por miedo a perder sus propias vidas.

DIÁSPORA JUDíA

Comenzó una nueva diáspora por el mundo. Se calcula que posiblemente abandoron la Península entre 40.000 y 80.000 personas. En su mayoría se instalaron en el Norte de África, Portugal y el Reino de Navarra. Aunque, poco tiempo después, también, fueron expulsados de Portugal y Navarra. Incluso, los que llegaron a Fez fueron de nuevo maltratados y expoliados, por lo que optaron por huir al Imperio Otomano, en Oriente.

 

En la actualidad,  según la prensa israelita sus descendientes podrían ser alrededor de 3 millones y medio. Vivirían en Israel, en el Magred, Turquía y Estados Unidos. A pesar del paso de 5 siglos han mantenido  su idioma, el ladino, el viejo castellano medieval y sus costumbres ancestrales.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: