Nadie lo pensaba, no estaba en el script, ni siquiera Obrador con su colmillo largo y retorcido imaginaba lo que estaba por venir. Escogieron al más insignificante de la fila, al que nunca creyeron que tomara actitudes subversivas.

López Obrador por fin probó una cucharada de su propio chocolate y se la propinó el que menos significaba, al enano en tierra de gigantes, todo esto fue en Junio de 2009 cuando Andrés Manuel tomó la palabra en la tribuna de Iztapalapa y mencionó el nombre de "Juanito", su verdadero nombre: Rafael Acosta, como candidato por la delegación Iztapalapa cuando todos esperábamos a Clara Brugada, pero una jugada maestra como las que acostumbra el político de Tabasco dejó a todos con la boca abierta.

Ese mismo día todos escuchamos a un "Juanito" luchador, convencido de su causa, darle la promesa a Brugada y a Obrador que en cuanto se ganara la elección el dejaba el cargo a Clara; pero el poder hizo estragos en él y apenas se enteró que ganaba la delegación Iztapalapa se echó para atrás con la promesa antes dada a su líder.

Unos meses después todo el juego se les vino abajo y el enano creció, la figura de "Juanito" de repente se volvió mediática y el mismo empezó a crear ruido para quedarse como jefe delegacional y dejar a Brugada sin el puesto prometido.En todo este caos intervino Ebrard y "convencieron" a Rafael que dejará el cargo por licencia, esto se cumplió pero finalmente después de un mes "Juanito" ha resurgido de entre sus cenizas y promete quedarse los tres años dirigiendo a Iztapalapa.

Hay que esperar haber que es lo que pasa y en que termina toda esta historia de poder. Mientras tanto se le suma un error más al "Peje" que le puede costar muy caro en su camino a la Presidencia de 2012 ya que su imagen ha quedado muy desgastada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: