fotografia

"Diamantes de los caídos" han llamado al proceso de transformar las cenizas mortuorias de un ser querido en un verdadero y bello diamante. Varias empresas desde 2004 están en expansión entre ellas la española Algordanza Ibérica que se dedica al negocio de extraer el carbono de las cenizas de los difuntos para convertirlo en diamantes. Actualmente recibe entre 40 o 50 urnas con las cenizas de difuntos de todos los rincones del mundo del mismo modo también se reciben cenizas de mascotas de las cuales sus dueños no quieren separarse de ellas.

fotografia

fotografia

Cuando se reciben las cenizas se pasan al laboratorio donde se sigue un proceso de calentar el carbono para convertirlo en grafito, después este se calienta a un máximo de 2.700 grados Fahrenheit. No se realiza manipulación para darle color por lo que el diamante conseguido suele ser blanco o azul oscuro según el contenido y calidad de las cenizas. Los familiares consiguen de esta forma diamantes de 0,3 hasta 3 quilates y tienen que pagar hasta más de 4.000 euros por un pequeño diamante que luego tienen que engarzar en colgante, anillo, pulsera, broche, etc, y pagarlo aparte.

fotografia

fotografia

El cuerpo humano incinerado proporciona el 18% de carbono y las empresas que realizan estas joyas utilizan el 2% para cada diamante más o menos. Ahora con la nueva ley que ha impuesto la Iglesia y que encabeza el Papa, las cenizas no se pueden tirar al mar ni tener en casa en una urna y hay que llevarlas al cementerio o a un lugar sagrado. No se sabe aún que pensarán estas empresas pero lo más seguro es que no hagan a esta ley mucho caso pues no es momento este para desmantelar empresas.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: