JOSE MOURIÑO, UNA MALA PERSONA

--De cómo Jose Mouriño ha sido capaz de convertir el deporte en una guerra--

 

No hace tanto, existía una rivalidad deportiva entre el Real Madrid y el Barcelona. Al día siguiente de un partido entre ambos conjuntos, amigos y compañeros del trabajo, aficionados de uno u otro equipo, bromeaban y se lanzaban puyas según hubiera sido el resultado, y la cosa quedaba ahí. Entrenadores y presidentes del Real Madrid y del Barça guardaban las formas y se tenían respeto. Entre Rikjaard y los sucesivos entrenadores del Madrid. Entre Guardiola y Pellegrini (no tanto con Schuster, pero, al lado de Mouriño, Schuster es un alma cándida)

Hasta que llegó Mouriño.

Con su discurso constante y delirante, Jose Mouriño está inyectando odio y rencor en los aficionados. Donde había rivalidad, ahora parece que empieza a haber odio africano. Hay amigos que han dejarse de hablarse. Algunos, han empezado a insultarse, lo he visto yo con mis propios ojos en mi trabajo. Hay gente que en los foros pide directamente sangre. De uno y otro lado, sin distinciones.

¿Y todo por qué? Por el ego y el interés personal de alguien que no sabe ser ni un buen ganador ni un buen perdedor. Alguien, como Mouriño, que ni siquiera piensa en su equipo, el Real Madrid: cuando se trata de intentar denigrar al Barcelona olvida que es entrenador del Madrid y se refiere a agravios con otros equipos que ha dirigido él, el Chelsea, el Inter. Yo, yo, yo, está diciendo constantemente, en su ansia por conservar o mejorar su puesto y sus ingresos, y en hinchar aún más su ego resquebrajado por el rencor y la demencia.

Jose Mouriño seguirá echando leña al fuego, y aplicará él mismo la chispa precisa para que se produzca la ignición. Arderemos en esa hoguera de la que sólo él, y nadie más que él, se beneficia. Luego, un día, saldrá del Madrid en globo, como les acaba ocurriendo a la mayoría de los entrenadores. Y, entonces, tras haber dejado la desolación tras él, se volverá contra los que le están manteniendo ahora en su puesto, de mejor o peor gana, y escupirá bilis hacia ahí.

En alguna ocasión, ha dicho que lo importante es su familia y sus hijos. Seguro. La suya. Porque las de los demás le importan un bledo.

Jose Mouriño es sencillamente, una mala persona y una desgracia y un peligro para quienes vivimos en este país.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: