Jonas o el que nunca hace nada

Cuando Jonas Gonçalves no llega a un balón dividido en Mestalla se puede llegar a escuchar un run-run, ese hiriente rumor que ha acompañado a tantos jugadores, a veces justamente pero la mayoría de veces no, a lo largo de la historia del club de la capital del Turia. Las principales críticas que el brasileño recibe están relacionadas con la falta de punta de velocidad en determinados momentos. Allá por los 90, cuando Fernando Gómez Colomer, el gran Fernando, comandaba al Valencia en su lucha contra la mediocridad se podían escuchar críticas similares. Una tarde de domingo durante un partido cualquiera (probablemente infumable como tantos otros) de aquella época, en el sector 8 de Mestalla se inició una discusión sobre el 10 de aquel equipo y una lúcida mente preguntó a los que criticaban la lentitud del talentoso centrocampista valenciano: "¿Fernando es lento? Sí, pero, ¿el resto de cosas como las hace?". A lo que sus oponentes dialectales contestaron casi al unísono: "Muy bien, de categoría." Y el tertuliano prosiguió: "pues si fuera rápido no estaría en el Valencia, estaría en el Real Madrid o el Barcelona".

Pues lo mismo sucede con "O Detonador". Sus cifras goleadoras y de asistencias (45 goles y 23 asistencias en 88 partidos oficiales con el Valencia) están a un nivel superior al poder adquisitivo de este Valencia, siendo realistas. Si el tío además tuviera esa punta de velocidad los mejores clubes de Europa se habrían peleado por él este verano y sería el delantero titular de la Canarinha (como se conoce popularmente a la selección de Brasil).

Así que, señores, dejemos de criticar, dejemos de pedir lo imposible y disfrutemos lo que tenemos. Un delantero que te asegura superar la quincena de goles por temporada a un precio más que razonable. Un delantero implicado y con carácter.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: