Struensee reducida

“Algo Apesta en el Estado de Dinamarca”. Cuando escuchamos esta frase, todos recordamos a la famosa obra Hamlet, escrita por William Shakespeare. Pero los que poco saben, es que en el siglo XVIII, vivió en Dinamarca un médico alemán quien interpretó su propia obra dramática llena de aventura, engaño, romance, conspiración y traición, que revolucionó la monarquía y el Estado danés para siempre, sembrando en su seno la Ilustración.

Johann Friederick Struensee, nació el 5 de agosto de 1737 en Halle, Prusia. A la edad de 15 años, fue inscrito en la Universidad de Halle, donde estudió Medicina y fue expuesto a las Ideas de la Edad de la Ilustración. Por designios de la vida, Struensee, se residenció en Hamburgo, donde conoció a varios aristócratas daneses quienes por diferentes razones eran mantenidos fuera de Copenhague.

En Altona, el Dr. Struensee conoce a estos caballeros quienes ávidos de recuperar su estatus en la corte danesa y a través de sus contactos logran arreglar una reunión entre el Dr. Struensee y su majestad el Rey Cristián VII de Dinamarca (una unión hecha en el cielo).

El Rey y La Ascensión al Poder del Dr. Struensee

Cristián VII, ascendió al trono danés el 14 de enero de 1766, a la tierna edad de 16 años, desde esa época ya era conocido por sus excesos y su excéntrico comportamiento (en la actualidad, se cree que padecía de esquizofrenia) por esta razón, el Rey nunca se encargó directamente del Gobierno de Dinamarca, un Consejo de Estado presidido por varios ministros eran los encargados de dirigir los asuntos del Reino. Sus contemporáneos lo catalogaron como un gobernante débil y poco preocupado por los asuntos del Estado. El mismo año de su coronación, se casó con la princesa de Gales, Carolina Matilde de Gran Bretaña, hermana del rey Jorge III del Reino Unido, esta unión no fue dichosa ya que era público la falta de afecto e interés que mostraba Cristián VII por su esposa, poco después de haberse casado, se hicieron asiduas sus visitas a burdeles y participación en orgías.

En 1768, el Rey se embarcó en un viaje por varios países, incluyendo Alemania, país en el cual se encontraba Struensee, y por acción directa de los aristócratas que se encontraban allí, Struensee conoce al Rey y se convierte en parte de la comitiva quien acompañará al Rey por el tiempo restante del viaje, formando una sólida amistad. Al principio, todos en la corte real estaban muy contentos puesto que la influencia del Dr. Struensee fue muy positiva para el Rey, ya que sus súbitos actos de locura en público parecían disminuir.

Al año siguiente, en 1769, Struensee fue nombrado Medico Personal del Rey, para 1770, se le concedió el título honorario de Consejero de Estado. Ese mismo año, el Doctor alemán se convirtió en el amante de la Reina Carolina, ya que aunque desde un primer momento a la Reina no le agradaba Struensee, gano su favor al vacunar exitosamente al pequeñopríncipe heredero Federico, para protegerlo de una epidemia de viruela que surgió en Copenhague. La Reina, apartada y dejada de lado por el Rey y la corte se sentía muy sola y fuera de lugar, por lo que las atenciones de Struensee no pasaron desapercibidas. De esta relación se acepta que nació Luisa Augusta de Dinamarca, aunque es reconocida oficialmente como hija del Rey Cristián, la creencia popular dice que fue el resultado de los amores entre su madre y el Doctor alemán.

Las Reformas Liberales en Dinamarca

Poco a poco la condición mental del Rey fue agravándose, lo que promovió que Struensee debido a su astucia fuese ascendiendo al poder, en 1770 Struensee se autonombra Maître des Requêtes (Consejero Privado que asesora en materia de Gobierno al monarca), esta etapa da inicio a los 16 meses de Gobierno conocidos en la historia como “Tiempo de Struensee”.

Durante este período el Dr. Struensee introdujo muchas reformas sociales y políticas de corte liberal que promovieron la Ilustración por todo el reino. Con 1069 órdenes ejecutivas, algunas de las reformas fueron las siguientes:

Abolición de: La tortura, del trabajo cautivo, de la censura de la prensa, de la práctica de preferir a los nobles para cargos del estado, de los privilegios nobiliarios, de los ingresos que no corresponden de los nobles, de las reglas de etiqueta en la Corte Real, de la aristocracia de la Corte Real, del financiamiento por parte del estado de los fabricantes improductivos, de varios días de fiesta.Creación de un impuesto al juego y al lujo para financiar el cuidado de niños abandonados y de almacenes de grano del Estado para regular el precio del grano.Prohibición del comercio de esclavos en las colonias danesas.Premiar solo los logros con títulos feudales y distinciones.Criminalización y castigo del soborno.Re-organización de las instituciones judiciales para minimizar la corrupción, del ejército y su tamaño.Asignación de tierras a los campesinos.Reformas de la universidad y de las instituciones médicas propiedad del Estado.

Ahora bien, cualquiera pudiese pensar que tales reformas de perfil altruista y avanzadas para la la época fueron recibidas con los brazos abiertos por la sociedad, pero en realidad solo las clases menos favorecidas fueron los únicos que recibieron con beneplácito estas reformas, pero tan pronto como se pusieron a efecto, la aristocracia danesa comenzó a conspirar para deshacerse de Struensee.

Las reformas, comenzaron a ser vistas por la nobleza como un irrespeto por parte de Struensee hacia las costumbres danesas, incluso convirtió el idioma alemán como el idioma administrativo del Reino ya que él nunca aprendió danés, lo cual enfurecía a la nobleza (o por lo menos ese fue el rumor generalizado que comenzaron a correr entre los aristócratas). A tal punto, que la nueva reforma sobre la abolición de censura de prensa comenzó a ser usada contra Struensee ya que los periódicos de la época comenzaron a denunciar su amorío con la Reina.

La Muerte del Doctor y el Destierro de la Reina

Para el año 1772, la animosidad contra Struensee había alcanzado su punto máximo, ahora la conspiración era liderada incluso por la Reina Madre Juliana María de Brunswick-Wolfenbüttel, madrastra del Rey, quien desde la llegada de la Reina Carolina fue puesta a un lado restándole importancia en la corte. En la madrugada del 17 de enero del mismo año, y después de convencer al Rey que Straunsee y la Reina Carolina Matilda, planeaban su muerte, los dos fueron hechos prisioneros junto al Conde Enevold Brant (quien se había convertido en amigo de Straunsee).

Struense y Brant fueron culpados de Ofender la Dignidad del Rey y Usurpación de la Autoridad Real, el 28 de abril fueron ejecutados, se les cortó la mano derecha y luego la cabeza, luego sus cuerpos fueron desentrañados y cortados en cuatro partes.

La Reina Carolina fue obligada a confesar su infidelidad ante la corte, inmediatamente después se negoció con su hermano el Rey Jorge III de Inglaterra su destierro de Dinamarca, a donde nunca más pudo regresar y jamás volvió a ver a sus hijos.

En cuanto a Dinamarca, la corte nombró a Federico, hermanastro del Rey Cristián, como regente (realmente era la Reina Madre Juliana María quien ostentaba el poder), el Reino volvió al conservadurismo a ultranza y se abolieron todas las leyes promulgadas por Straunsee regresando a las viejas políticas que favorecían a la nobleza. Pero en 1784, el príncipe heredero Federico con el apoyo de su padre Cristián, dio un golpe de estado y retomó el poder siendo proclamado como Federico VI de Dinamarca, reinstaurando así varias de las reformas liberales implementadas por Straunsee.

Retrato

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: