JIM MORRISON, EL CHAMÁN

 

James Douglas Morrison (Jim Morrison) nació en Melbourne, Estados Unidos, el 8 de diciembre de 1943. Fue cantante, compositor y poeta, conocido por ser el vocalista del grupo The Doors.

Jim era como el chamán en el ritual del peyote, que realiza esa extraña danza india, brincando con una maraca en la mano. La función del resto de componentes del grupo era la de realizar la música para ese trance, un ritmo hipnótico. El efecto en el público era catártico. Ni un solo aplauso.

   "Nunca habrá otro como tú, nunca habrá otro que haga lo que tú haces.

    Está sudando, míralo, la promesa óptica, estaréis muertos y en el infierno antes de que yo nazca, eso seguro, dama de honor, la única solución, ¿no es asombroso?".

Jim Morrison fue una antorcha provocadora batiéndose con la noche, a su manera, un revolucionario demasiado intelectual y práctico, cuyo decisivo compromiso con el menor gesto de su vida, le llevó a ser perseguido, acorralado, finalmente juzgado y crucificado, pero, ¿quién sabe si resucitó de entre los muertos?. La jugada, por lo menos, le habría librado de malgastar seis meses en la cárcel a causa de palabras obscenas y mostrar su miembro viril en público y masturbarse (durante un concierto en Miami).

Jim había acostumbrado demasiado bien a su público, que acudía a sus conciertos no solo para escuchar música y poesía. Querían algo más. Eso fue lo que volvió loco a Jim aquel día en Miami. Les dijo: "Vosotros no queréis música, vosotros queréis otra cosa, ¿no?. No habéis venido aquí para ver a los Doors.. ¿Por qué habéis venido en realidad?, ¿qué queréis?. Pues quizá os la enseñe...". Jim comenzó a hacer un strip-tease, se quitó la camisa, se la puso delante, y empezó a tocarse. "¿La habéis visto?, ¿si?, ¿no?". Al final el público se volvió loco, fue una especie de alucinación colectiva.

Uno de los componentes del grupo afirmaba en una estrevista: "No niego que me lo haya pasado bien en los últimos tres o cuatro años. He conocido a mucha gente interesante y he visto cosas, en un espacio de tiempo muy corto, de las que probablemente no habría sabido nunca nada en veinte años de vida normal. Pero... si tuviera que volver a empezar, creo que escogería el viaje tranquilo, demostrativo del artista que trabaja duro en su propio jardín".

De Jim se podía esperar todo, incluso lo más imprevisible. El creaba su guión, su propia película en la que todos estaban incluídos, todo quedaba a su antojo, como el chamán que descifra las lenguas muertas ante el asombro del poblado. Él era ahora el chamán y el público su tribu. El Rey Lagarto. Apocalíptico y profano, mago y poeta.

   "Siempre seré un hombre de palabras, mejor que un hombre pájaro.

   ¡Damas y caballeros!, desde el infierno paradisíaco,

   ¡Poesía, Rock-Blues, Alcohol!, ¡esto no es una trilogía!,

   ¡Esto es la nueva Trinidad!.

morrison

morrison

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: