En el jardín de La Oca, la escritora Toti Martinez de Lezea, nos vuelve a sumergir en la Edad Media del reino de Navarra y aledaños, viviendo una aventura que nos lleva hasta el confín del mundo conocido.

En este libro se continúa la historia de personajes del Verdugo de Dios. El antiguo inquisidor, Robert Lepetit, se recupera gracias al medico judío Ezequiel Falaquera, ya que después del incendio que provoco, le produjo grandes heridas, sobre todo en las manos, que solamente el buen hacer del medico ha podido recuperar.

Estamos en Najera en el año 1252, y en este enclave del Camino de Santiago, se juntan gentes de toda clase y condición, que o bien hacen el camino como peregrinos o como comerciantes y vividores de todo tipo.

El medico judío Ezequiel Falaquera acude a la llamada del monasterio para atender a un hombre herido, de graves quemaduras, cuando le ve por primera vez, siente un escalofrió, y eso sin conocerlo.

En su conversación sale a colación un antiguo pergamino, el cual contiene el antiguo juego de La Oca, y que interesa en sobremanera al antiguo inquisidor. Se traslada a la casa del judío para estar más cerca del pergamino, que contiene el juego de LA OCA, y de quien puede ayudarle a descifrarlo.

Pero una tarde que Ezequiel ha salido para atender a un paciente, Lepetit, roba el pergamino que contiene La Oca y mata al ayudante del medico, y comienza su huida. Cree haber descubierto en el pergamino, el misterio del Libro de las Revelaciones, y el segundo advenimiento del Mesías. Ezequiel sale tras el prófugo ya que asesino y ladrón se ha llevado un secreto de su familia el juego de La Oca, por el Camino de Santiago, que se encuentra con otro perseguidor del antiguo inquisidor, el herbolario musulman Hadi al Suri, que también tiene motivos para odiarle.

Mientras tanto el escultor Eder Bozat, esta triste por la desaparición de su amada y de su hijita, tanto que ha dejado de tallar la piedra. Un DIA Bertrand de Garlande su amigo le informa que ellas estan en Ponferrada, y emprende viaje hasta allá. En el camino conoce noticias de Lepetit, a quien creía muerto, y se alía con Ezequiel Falaquera y Hadi al Suri para pararle los pies. Han de recuperar el juego de La Oca, y desbaratar los planes del antiguo inquisidor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: