fotografia

Procede de un depósito de rocas congeladas situadas a mucha distancia del sol y en su trayectoria se calcula que será visible desde la tierra a finales de noviembre. Desde principios de año, el Telescopio Especial NASA/ESA Hubble ya observó este cometa y tomó imágenes con una precisión muy aceptable. Durante cierto tiempo se el perdió la pista oculto tras el sol, pero este verano, en agosto, un astrónomo aficionado dio con él. A partir de este momento, astrónomos de todo el mundo lo tienen localizado y siguen la aproximación del cometa hacia la tierra.

fotografia

Se supone que será muy visible ya que el calor del sol calentará el hielo y lo transformará en gas por lo que las partículas de polvo de la roca desintegrada arrastrarán una cola haciéndola muy visible a medida que se acerque al sol. De momento se asegura que no hay ningún peligro de que impacte contra la Tierra pues no puede sobrevivir al pasar tan cerca del sol que lo desintegrará y la cola en forma de estela es lo que será visible para nosotros.

fotografia

Las misiones espaciales de la ESA y de la NASA también se están preparando para observar al cometa y la sonda Mars Express de la ESA ya ha comenzado su proceso de observación. Se sabe que el Ison es una roca rodeada de hielo de unos 5 kilómetros de diámetro  y que contiene además de agua, metano, amoniaco y dióxido de carbono.

fotografia

Aunque diversos astrofísicos descartan que pueda impactar sobre la tierra, lo cierto es que ya han surgido ciertas alarmas relacionadas nuevamente con la llegada del fin del mundo ya que cualquier objeto que cruce por el espacio es susceptible de caer o impactar sobre nuestro planeta. Son muchos los telescopios y muchos los observadores que siguen con gran interés la trayectoria de este cometa y no le pierden la pista teniéndolo en todo momento muy controlado y afirman una vez más, que este cometa tampoco es una revancha de los mayas. 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: