fotografia

Discobery Channel realizó un documental que demostraba que hay una serpiente por cada metro cuadrado y la isla tiene 430.000 metros cuadrados por lo que es muy fácil saber cuantas serpientes se puede encontrar si se atreve alguien a poner un pie en la isla.  Conocida también por la Isla de las Cobras se encuentra en la costa de San Paulo en Brasil y está totalmente repleta por serpientes. Durante mucho tiempo estuvo habitada por un farero pero en la actualidad hay un faro automático.

fotografia

El Gobierno del Brasil tiene prohibido a los civiles entrar en la isla, aunque de no lo prohibirse no es fácil que alguien que sepa lo que hay se atreva a entrar. Una de las especies ha tomado el nombre de la isla, es la Vívora de la Queimada y es una de las serpientes más venenosa del mundo.Las leyendas locales cuentan que hay cinco serpientes por metro cuadrado pero es evidente que es una exageración, la realidad es que en ciertas zonas hay una por metro cuadrado como se demostró en el documental.

fotografia

fotografia

No hace mucho tiempo un pescador se atrevió acercarse a la orilla con su barca y solo se encontró su esqueleto y restos de sangre en la barca. En una ocasión se desarrolló un plan para construir una plantación de plátanos en la isla pero este proyecto fracasó y aunque se desconoce porque se abandonó la plantación se supone que debieron morir personas para que se haya abandonado y además se guarde silencio.

fotografia

Según estudios realizados, hasta el final de la última glaciación, esta isla estuvo unida al continente americano por una lengua de tierra pero se supone que hace más de 10.000 años con el deshielo el agua del mar subió mas de 100 metros y dejó aislados los animales que se encontraba en la isla. Los mamíferos existentes fueron la dieta principal de las serpientes pero estos cavaron por desaparecer por lo que las abundantes serpientes se adaptaron a cazar aves marinas y todo lo que volara por encima de la isla y se subieron y escondieron en los árboles para atraparlas.

fotografia

Por el poder de adaptación que da la naturaleza a todos los seres vivos del planeta, su veneno se fue haciendo cada vez más potente para no permitir que ninguna presa se escapara así que el veneno actual de estas serpientes hace un efecto inmediato. Una vez muerden un pájaro no lo sueltan y esperan a que el rapidísimo veneno haga su efecto. Hasta principios del siglo XX  vivió un farero en la isla pero debido al peligro de estas serpientes se intaló un faro automátco y ahora solo entra en la isla el personal especializado de mantenimiento y los expertos herpetólogos del Instituto Butantan de San Paulo. Cuando hagamos planes para unas próximas vacaciones hay que marcar esta isla en el mapa bien marcada, para pasar lo más lejos posible del lugar donde se encuentra con su peligrosa fauna.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: