fotografia

Sitio sagrado, la misteriosa isla Okinoshima tiene unos 800.000 metros cuadrados, es la tercera más grande del Japón, se encuentra en el mar de Genkai, en la antigua ruta comercial de Japón con Corea. Solamente se permite la entrada a monjes hombres pese a que existe la leyenda de que los dioses Shinto colocaron en esta isla a tres emperatrices para que salvaguardaran la nación. Durante un festival que se celebra en mayo dejan entrar 200 hombres con permiso para visitar la isla y bañarse en sus aguas.

fotografia

fotografia

Según se cuenta, la prohibición de entrar las mujeres se debe a la menstruación ya que la religión sintoísta considera la sangre como algo impuro y que ensuciaría el lugar sagrado. Los hombres que quieren visitar Okinoshima el día 27 de mayo cuando celebran la fiesta se tienen que someter a un ritual donde se desnudan por completo para someterse a una estricta limpieza. Tampoco se les permite llevarse nada de la isla, ni una brizna de hierba.

fotografia

fotografia

Los monjes que viven en la isla se han mostrado incómodos ante la propuesta de la Unesco de declarar Patrimonio de la Humanidad esta isla pues rechazan la popularidad y no desean tener ningún tipo de turismo que rompería la paz del lugar por lo que han manifestado: "La mística de la isla se ha mantenido porque su tradición ha sido cuidarla durante cientos de años. Continuaremos regulando estrictamente las visitas". Sin embargo las ratas campan por todas partes dado que los monjes las respetan y no hacen nada por exterminarlas.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: