últimamente corrían rumores de que una editorial le había propuesto a la primera novia del príncipe Felipe, escribir sus memorias. La cosa prometía. Un libro que se podía vender como rosquillas, aún sabiendo que la verdad brillaría por su ausencia. De haberse escrito es lógico que las intimidades de la pareja no estarían relatadas, y los tejemanejes y presiones de la Casa Real, menos.

 

fotografia

Pero no, ha declinado escribir sus recuerdos de cuatro años con el príncipe, eso que cuatro años dan para mucho. Y más siendo como fue el primer amor de Felipe que con ella descubrió el amor por primera vez. Ha preferido guardar silencio y quedarse con sus recuerdos y sus razones tiene. Se limita a comentar sus problemas alimenticios por causa de la ansiedad en el programa televisivo que actualmente trabaja.

 

fotografia

Desde que terminó su relación con el príncipe, muchas han sido las firmas que la han solicitado como imagen, Porcelanosa, Puleva, etc. Siempre ha puesto la condición de no hablar de su real relación. A pesar de ello, estos trabajos le han durado poco. La empresa de bolsos con la que debutó como empresaria, eso que Letizia paseó un bolso, fracasó. Seguramente porque ella no hacía los diseños ni los bolsos. Muchas veces da la sensación de estar desconcertada y no es para menos ante los cheques en blanco que le ofrecen las cadenas de televisión para sentarse a contar su relación con el principe y lo que seguramente le dijo el Rey, para que saliera de la relación por la puerta falsa.

 

fotografia

Mucho ha cambiado la sociedad española en los últimos años, pero más ha cambiado la monarquía, que buenos consejeros tendrá para pegar estos volantazos tan brusacos. Ha pasado de no aceptar a la hijas de unos divorciados por aquello del protocolo, a casar al príncipe con una periodista divorciada. Pero lo que importa es seguir las nuevas corrietes y mantenerse. Al igual a lo que está haiendo ahora el rey de Marruecos, ante las protestas le ha visto las orejas al lobo y sale corriendo a modificar la constitución.Vivir para ver.

 

fotografia

Pero volviendo a la Santorius, se le podría llamar "La indecisa" y no es para menos que lo sea. Hay que tener una fuerte personalidad para no perder los papeles ante los avatares que le ha tocado vivir. "El amor eterno existe si se sabe cuidar", ha declarado en el programa donde trabaja. Seguramente habla con conocimiento de causa, ¿lo estará aún cuidando en su corazón?. La princesa Letizia se hizo amiga de Isabel, ¿estrategia?, imposible saber sus intenciones pero ya se sabe que la intuición femenina es muy larga. Y la sombra de la que pudo ser princesa y no fue, también. Y es que Isabel Santorius siempre da esa sensación de estar en una extraña espera...

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: