Iris Grace  con Thula

Iris Grace tiene ocho años y cuando nació sus padres estaban entusiasmados; sin embargo, cuando pasaron unos meses observaron que su preciosa niña no reaccionaba a los estímulos normales de un bebé y que a la única que miraba era a su madre. Los médicos no le habían diagnosticado enfermedad alguna, ignorando la insistencia de sus padres.

Iris Grace cuando cumplió dos años fue diagnosticada con autismo severo, una seria enfermedad que le impedía comunicarse con las personas de su entorno; le impedía dormir; sentía miedo con sólo vestirse, bañarse o si alguien se acercaba a ella. Sus padres intentaron todo tipo de terapias con distintos animales sin obtener mejoría, pero observaron que cuando dibujaban con ella, los colores y los dibujos le hacían reaccionar esbozando una pequeña sonrisa.

Iris Grace tuvo la ocasión de conocer a Thula, la gata de su tío y sorprendentemente se aceptaron ambas convirtiéndose en amigas inseparables. Toda la trágica situación cambió. Iris empezó a pintar mezclando colores con todos los instrumentos que encontraba consiguiendo realizar preciosos e increíbles cuadros en los que plasmaba sus sentimientos, mientras Thula permanecía a su lado; empezó a pronunciar breves palabras; no le importaba vestirse, se bañaba y conseguía dormir con Thula. Sus temores fueron desapareciendo.

Iris Grace ha cambiado y ha desarrollado su talento con sus cuadros a los que ahora bautiza; se ha tranquilizado con Thula que la protege cuando se pone nerviosa; ha empezado a relacionarse; ha logrado sonreír y le encanta bailar. Sus padres están emocionados, han puesto sus cuadros en venta para poder subvencionar los gastos de sus materiales de pintura y probar nuevas terapias para que su linda niña siga mejorando.

Estoy segura de que el esfuerzo realizado y el sufrimiento que ha causado la enfermedad de Iris en su familia, tendrá una recompensa proporcional con la recuperación de Iris.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: