Investigación sobre la eficacia del paracetamol

Entre las muchas investigaciones médicas, tienen igual importancia tanto los nuevos fármacos, como las investigaciones sobre los fármacos ya existentes, que originalmente se han prescrito para algunas afectaciones, sus usos, sus efectos o su inocuidad o sobre estimación en su aplicación. Dentro de la segunda categoría tenemos el Paracetamol.

El familiar paracetamol; Gelocatil, el Rafferalgan, Termalgin o Xumadol, parece no ser una buena elección para el tratamiento del dolor de espalda. Según un trabajo que se publica en “BMJ”, además de no ser eficaz en este tipo de dolor, tampoco aporta beneficios significativos para la osteoartritis.

En la actualidad en la mayoría de las guías clínicas recomiendan el paracetamol como tratamiento de primera línea para ambas enfermedades, pero las evidencias que han servido para apoyar estas recomendaciones han sido débiles e inconsistentes y, además, desde siempre ha existido cierta preocupación sobre la seguridad de la dosis recomendada (hasta 4000 mg al día). Y a pesar de que algunos estudios ya han sugerido que el paracetamol, no es la mejor opción en el dolor de espalda el Instituto Nacional para la Salud y Atención Excellence (NICE) de Gran Bretaña ha seguido incluyendo en sus guías el paracetamol para la osteoartritis.

Los datos que ahora se publican en “BMJ” de la revisión sistemática de 13 estudios para examinar la eficacia y seguridad del paracetamol para el dolor de espalda y la osteoartritis de cadera o rodilla realizada por el equipo de Gustavo Machado del Instituto George para la Salud Global de la Universidad de Sydney (Australia), parecen reconfirmar lo que ya se sabía¸ el paracetamol no es para el dolor de espalda, tampoco para la osteoartritis.

fármacos

El análisis incluyó 13 estudios controlados aleatorios que evaluaban los efectos del uso del paracetamol en comparación con un placebo. 10 ensayos incluyeron 3541 pacientes y evaluaron el uso de paracetamol para la osteoartritis der cadera o rodilla, mientras que otros tres incluyeron 1825 para pacientes sobre el uso de paracetamol para el dolor de espalda.

Se analizaron los siguientes parámetros: reducción de la intensidad del dolor y la mejora de la discapacidad y la calidad de vida, así, como la seguridad y7 el cumplimiento de los pacientes.

Sin Efectos

Tras revisar toda la información, los resultados mostraron que, para el dolor de espalda, el paracetamol no tuvo ningún efecto y no reducía la discapacidad o mejoraba la calidad de vida en comparación con el uso de un placebo. Para la osteoartritis, se encontraron pequeños beneficios, pero; no clínicamente relevantes en cuanto a la reducción del dolor y la discapacidad en comparación con el uso de un placebo.

Además y relativo a la seguridad del fármaco, su empleo en la osteoartritis también demostró su probabilidad, de tener resultados anómalos en las pruebas de función hepática en casi cuatro veces en comparación con un placebo, pero la relevancia clínica de este dato, es todavía incierto, explican los autores.

dolor espalda

La sustitución del paracetamol por los opioides; consecuencias

A pesar de que los ensayos que evaluaron el uso del paracetamol y placebo fuero a corto plazo, el seguimiento más largo fue de 6 meses y se necesita más investigación para determinar los efectos en un período de tiempo más largo, los autores de este trabajo creen que son suficientes parta reconsiderar las recomendaciones sobre el uso de paracetamol en los pacientes con dolor lumbar y artrosis de cadera o de rodilla en las guías de práctica clínica.

En un editorial, Christian Mallen y Elaine Heno de la Universidad de Keele (Reino Unido), escriben que este último estudio “vuelve a abrir el debate sobre la eficacia y seguridad del paracetamol” Mallen y Heno explican que si se eliminan el paracetamol de las actuales directrices, esto dará lugar a un aumento en el uso de otros medicamentos, como; los opioides que pueden asociarse a nuevos problemas de salud. En lugar de esto proponen el uso de tratamientos alternativos seguros y eficaces, especialmente opciones no farmacológicas, como el ejercicio, que tiene claros beneficios en el tratamiento del dolor vertebral y la osteoartritis.

 

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: