Invertir en lo perfecto es la suerte como mezcla de la visión con la oportunidad, lo digo porque en múltiples ocasiones el conocimiento sin visión se queda rezagado.

Como asesores financieros lo más difícil es recomendar la inversión adecuada.

Al realizar una evaluación financiera de un ente económico, procurando recalcar el mantenimiento del patrimonio actualizado a poderes de compra, nos fijamos en diferentes rubros a saber:

El efectivo para determinar su nivel adecuado, de hecho de su manejo depende en gran parte la buena gestión de la administración, lo ideal al terminar un año fiscal (enero a diciembre), es que se culmine única y exclusivamente con lo necesario de acuerdo a las necesidades a corto plazo.

Cuando encontramos excesos de efectivo, es causal de deterioro del patrimonio, porque esta partida pierde poder de compra al mantenerse inalterable, partidas nominales en términos financieros.

Hasta encontrar excesos todo es muy sencillo para el analista financiero, lo difícil es recomendar en que invertir dichos excesos, de manera segura y rentable.

Invertir en certificados de depósito a término, los famosos CDTS, generalmente presentan una rentabilidad muy baja, 5 o 6% anual efectivo lo máximo, los bonos y acciones que se cotizan en la bolsa de valores, siempre son un riesgo por su volatilidad y el juego manipulador de los más fuertes.

En esta parte quiero compartir una pequeña experiencia personal, en cierta ocasión compartiendo una charla, concretamente en el año 2.003, recomendé explorar las posibilidades de la bolsa de valores,

Una persona del auditorio, de inmediato me pregunto qué cuantas acciones tenía yo, para atreverme a sugerirles invertir,  buena pregunta, los asesores enseñamos a hacer hijos sin ser padres.

Invertir es una gran decisión, que debe ser pensada con cabeza fría, con todos los argumentos sobre la mesa, y sobre con la osadía que se puede perder los recursos comprometidos.

El temor con conocimiento de causa no puede ser causa de no invertir, el temor es no saber en qué nos metimos.

No siempre invertir significa desembolsar dinero, comprometer bienes, en gran medida puede ser el tiempo en desarrollar una idea y su excelente presentación, para atraer financiación de terceros o del propio estado con sus programas de emprendimiento.

Uno de los mayores problemas en invertir tiempo en el desarrollo de ideas, con los sacrificios económicos y sociales que implica, es tener la capacidad de sacar la idea adelante, hacerla realidad.

En qué invertir es una pregunta que se nos hace a diario, a primera vista, nos parece que no hay nada en que hacerlo, pero la gente más humilde nos da cátedra.

Arrancan con una tienda (especie de pequeño supermercado en su mínima expresión de distribución, conocida su práctica como al por menor), y con dedicación y esfuerzo salen adelante.

A pesar de todos los conceptos escuchados desde muchos años atrás, sobre la extinción de los tenderos por parte de las grandes superficies, ese día no ha llegado.

Los tenderos fueron los primeros comerciantes al por menor sobre la tierra, su contacto especial con los clientes vecinos, donde conceden crédito, venden a su mínima expresión, conocen todos los secretos de su área de influencia, son hasta amigos cuando se lo proponen.

Cualquier pequeña idea con organización, esfuerzo, dedicación y ánimo de aprender, puede dar resultado, se requiere atrevimiento.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: