Los científicos observan que, mientras la frecuencia vibratoria de la Resonancia Schumann va en aumento, el campo magnético de la Tierra decrece. En los últimos 150 años, la fuerza del campo magnético terrestre se ha reducido un 5 % por siglo. Aunque la cifra no parezca alarmante, este es uno de los descensos más rápidos que han sido verificados en el registro magnético de 800.000 años.

Los datos sobre el campo magnético planetario parecen demostrar que, cuando el campo alcanza un 10 % de su fuerza actual, puede ocurrir una inversión magnética; es decir, que el Polo Norte se transforma en el Polo Sur y viceversa.

Esta experiencia ha sucedido por lo menos 14 veces en los últimos cuatro millones y medio de años, guarda relación con la actividad magnética solar (tormentas solares) y con el ciclo galáctico que introduce el Cambio de Era.  Las pruebas parecen confirmar que dicho fenómeno volvería a ocurrir entre los años 2012 y 2013.

Los campos magnéticos se vuelven más débiles y continúan decreciendo hasta que caen a 0 durante un período de unos días. Entonces, el giro del mundo se detiene. La mitad del globo queda sumida en las sombras mientras que la otra mitad experimenta el día más largo de su vida. Luego, el campo se invierte. El planeta retoma su rotación, PERO A LA INVERSA. En este caso, el Sol saldrá por el Oeste y se pondrá por el Este, y a partir de entonces, los campos magnéticos volverán a estabilizarse y a recobrar su fuerza de modo creciente.

Por supuesto, hay quienes auguran  que una inversión magnética significaría muerte y destrucción para toda la vida sobre la faz de la tierra, pero en realidad no se han hallado pruebas que sostengan esto. Si bien siempre los movimientos magnéticos repercuten en los movimientos de las aguas y las placas tectónicas, la biósfera no se extinguiría. De hecho, estudios basados en fósiles del pasado y la historia geológica demuestran que este evento no causaría catástrofes de escala planetaria, como tampoco ninguna extinción biológica. La inversión del magnetismo terrestre puede ser un gran contratiempo para muchos organismos (como las aves, delfines, ballenas y algunos insectos) que utilizan un sistema de guía magnética en sus rutas migratorias, pero sólo traería cambios temporales en el comportamiento habitual de las especies.

En lo que respecta a nuestra raza, el homo erectus y sus ancestros ciertamente han sobrevivido a varios reveses anteriores… aunque no dependían de los sistemas informáticos y eléctricos del modo en que lo hacemos ahora. El riesgo principal lo conforma el modo en que nos hemos vuelto dependientes de nuestra tecnología al punto de no saber cómo sobrevivir sin ella.

Por lo tanto, y frente a la inminencia de un suceso tal como puede ser la inversión magnética terrestre, se nos recomienda:

 

  • Sembrar la Tierra. Cultivar plantas comestibles y medicinales para poder proveernos de lo necesario.
  • Aprender conocimientos básicos de supervivencia en la naturaleza.
  • Acostumbrarse a vivir sin electricidad, puesto que mientras el magnetismo se altera tardaremos un tiempo en masificar un nuevo sistema que nos provea de comodidad y no destruya la atmósfera de la Tierra.
  • Desarrollar fuentes de energía alternativa que provean de soluciones a los posibles problemas.
  • Aprender a meditar y a mantenernos centrados y en calma. Es crucial que se llegue a comprender que somos seres electromagnéticos y que influenciamos nuestro cuerpo y todo lo que nos rodea con la forma en que utilizamos nuestra energía (pensamientos y sentimientos).
  • Conectar telepáticamente con la Tierra y los elementos, al punto de poder interceder en los movimientos magnéticos desde nuestro propio magnetismo.
  • Acostumbrarnos a difuminar el miedo, el dolor, la bronca o demás emociones negativas con un mantra o plegaria que nos conecte instantáneamente con el Amor Universal, a fin de mantener nuestra propia resonancia en equilibrio.

 

En los últimos 26.000 años, sólo 5 generaciones han experimentado el cambio de Era en el Mundo. Quizás seamos la sexta. Tomémoslo como un privilegio. La Humanidad entera avanzará hacia el siguiente nivel. La Nueva Energía limpiará el planeta de toda creación negativa o sistema dañino, priorizando el Amor y la expansión de la bondad a nivel masivo. El cambio tal vez nos pueda resultar incómodo, pero vale la pena abordarlo con espíritu de aventura y entusiasmo!

 

Luciana Cámpora

12 de marzo de 2011

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: