En Intriga en Bagdad, Agatha Christie nos lleva a un lugar exótico y nos pone de progatonista a una típica chica inglesa: VICTORIA JONES.

En el Londres después de la guerra una mecanógrafa llamada Victoria Jones pierde su empleo, pero también conoce a un joven llamado Edward del que se enamora.

Pero fatalidades de la vida Edward debe marchar a Bagdad a trabajar con un famoso arqueólogo llamado Rathbone. Victoria Jones decide seguirlo pero como no tiene dinero para el pasaje ha de encontrar un trabajo que la permita viajar hasta Oriente Medio.

La fortuna pone en el camino de Victoria Jones a la señora Clipp una mujer mayor que debe hacer el viaje y necesita ayuda, ya que tiene que viajar sola y se ha roto un brazo, y por ese motivo paga el pasaje a una persona que la acompañe y la ayude.

Mientras Victoria Jones en Bagdad busca a su enamorado Edward, una noche entre un hombre por el balcón de su habitación, huye y esta malherido. Antes de morir susurra la palabra Lefarge.

Dakin diplomático ingles que ayuda a Victoria Jones con el cadáver le propone que le ayude en este asunto tan serio, en el que están implicados los servicios de espionaje de varia potencias.

Come le relata Dakin, en ciertas partes del mundo se están generando una serie de conflictos sociales, por una serie de agentes desconocidos, que manejan grandes cantidades de dinero, y cuyos planes parecen ser la imposición de un orden político y económico.

También esta la desaparición de científicos brillantes sin dejar rastro que se une a este acertijo. Cumpliendo con su misión se dirige a Basrah donde encuentra por fin a su adorado Edward.

Victoria en todo este periplo se esta haciendo pasar por la sobrina de un arqueólogo que esta excavando en Irak. Cuando las cosas se tuercen y su vida peligra, aprovecha para esconderse con los miembros de la expedición arqueológica, y de esta manera eludir a aquellos desconocidos que van tras ella

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: