El corto camino entre la intolerancia y el fanatismo

El ser humano nace liberado de todo tipo de prejuicios, estos van apareciendo con el transcurso de las experiencias vividas y con el paso de los años

Estas experiecias proceden del entorno en el que vive cada persona. Todas esas experiencias pasan a formar parte del aprendizaje del ser humano, que es el que tiene la capacidad de aprender a lo largo de su vida. 

Cuando una persona se convierte en un fanático

Si a una persona le convencen las enseñanzas de otra , decide  seguir las enseñanzas de  esa persona termina por hacerlas suyas, por lo que casi sin darse cuenta termina por perder su propia identidad, para aceptar de forma voluntaria la del otro. En el momento en el que se ha convertido en un seguidor incodicional de esa idea, es cuando ha pasado a ser un fanático.

Una de las principales características del fanático,  es que cree que la libertad de los demás le perjudica a él. Todo el mundo sabe que en aquellos lugares en los que hay algún fanático, nunca han sido capaces de progresar y otra consecuencia es que nunca han tenido libertad. 

El corto camino entre la intolerancia y el fanatismo

Si se está delante de alguien que está cegado por sus propias convinciones, que no es capaz ni siquiera de parar a cuestionarlas un segundo y que solo las justifica porque esa es su naturaleza, el peligro que representa es aún mayor ya que a parte de ser un fanático también es un intolerante. 

Sucede lo mismo con aquellos que no tienen un verdadero sentido crítico y, que no admiten ningún tipo de dialogo ni los matices que se pueden presentar antes las diferentes situaciones que aparecen a lo largo de la vida.  Tratan a quien piensa diferente a ellos de manera radical.

Cuando se está delante de un intolerante que solo pretende imponer sus ideas, que pretende forzar a los demás a que piensen como él, sin importarle el modo en el que consiga el fin que persigue, sino que quiere llegar al mismo pasando por encima de todos, el peligro es aún mayor ya que es un intorelante fanático para el que no cabe ni otra forma de pensar, ni otra verdad. 

 

 

 

 

 

 

 

El corto camino entre la intolerancia y el fantismo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: