Actualmente son muchos los hombres que han recurrido a la vasectomía con el fin de controlar su natural capacidad reproductiva o solamente para obtener más libertades en su vida sexual. Aunque la vasectomía suele ser reversible, muchos varones optan por no volver a pasar por dicha intervención y deciden permanecer estériles de por vida. Eso suele suceder porque la vasectomía casi siempre requiere un tiempo para que sus efectos sean palpables y eso suele suceder después de algunos meses.

Pensando en solucionar las dificultades de la vasectomía, la empresa alemana Clemens Bimek ha inventado un dispositivo que permitirá a los hombres tener un pleno control de su fertilidad por medio del llamado interruptor anticonceptivo.

Clemens Bimek

Hace dos décadas un carpintero alemán llamado Clemens Bimek se le ocurrió la idea de inventar una pequeña válvula de paso para controlar flujo de espermatozoides. El alemán ideó el denominado interruptor espermático o interruptor anticonceptivo luego de observar un programa de televisión que trataba acerca de la ineficacia de ciertos métodos anticonceptivos.

Bimek pudo manos a la obra y decidió localizar a muchos especialistas en medicina para comprobar si su idea tenía posibilidades de volverse realidad, pero fueron varios los médicos que le dijeron que su idea era absolutamente ridícula e incluso lo amenazaron con denunciarlo a las autoridades por supuestamente poner en riesgo la salud de las personas. El carpintero no se dio por vencido y siguió buscando la asesoría muchos otros especialistas, hasta que encontró el apoyo de unos profesionales que decidieron aportar su experiencia en medicina para ayudar en el desarrollo del interruptor anticonceptivo.

 BIMEK SLV

Fue si como nació al empresa alemana Clemens Bimek que después de dos décadas ya ha desarrollado el BIMEK SLV (interruptor espermático) y además cuentan con todas las autorizaciones sanitarias para ser probado en personas.

El BIMEK SLV pesa 2 gr, tiene unas dimensiones de 7 x 11 x 18 milímetros y necesita de dos dispositivos por personas (uno para cada cordón espermático).

Para instalar el BIMEK SLV es necesario realizar una operación de por lo menos 30 minutos de duración y algunas horas de reposo después de finalizada la citada intervención. El paciente podrá desplazarse a su domicilio el mismo día de la operación, pero tendrá que seguir un estricto programa de abstinencia sexual durante unas dos semanas. Luego de ese tiempo ya es posible poner a funcionar el interruptor, por medio del escroto, con el objetivo de frenar de forma inmediata el flujo constante de espermatozoides

El Interruptor anticonceptivo

Pero todavía es muy pronto para asegurar la efectividad del BIMEK SLV, porque todavía no ha pasado todos los filtros de seguridad para poder obtener los permisos necesarios para habilitar su comercialización y eso solo será después de que denominado interruptor anticonceptivo sea probado en 25 pacientes que Clemens Bimek ha reclutado como voluntarios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: