yo soy

En lo interno del silencio

Siento el impulso de revisar mi yo interno y en ello descubro un mensaje recurrente de palabras que emanan del más profundo de los silencios. Como un desquiciado escucho lo indecible, y hago muecas, me muevo inquieto, como quien conversa con alguien invisible. Cuando estoy dispuesto a lo dicho sin habla, la dicha me invade con su fragancia y, una delicada sonrisa graba siluetas en mi cara. En el habla que adivino en los silencios, una sinfonía de sonidos comprensibles, resuenan en los oídos de mi alma

No es la mente ni su comprensión, el medio idóneo para estas cosas. ¿Cómo podría el pensamiento, ser un testigo confiable de lo que se origina en el silencio etéreo? La mente es absolutamente pasado, por lo que en verdad ha muerto ya. La mente nada tiene que ver con el presente. ¿Cómo puedo yo involucrarla? Aún así, nos enfrascamos en esa necia empresa.

Sí; existe disponibilidad, llanamente se presenta lo inesperado. Luego entonces, no hay objetivación de tipo alguno y lo sublime se esparce danzante con el Ser, donde no hay necesidad, búsqueda o deseo, acción o reacción. Aparece entonces, solo; un viso de ansiedad, se origina un obstáculo y la experiencia es nada más un fluido volátil. La resultante es que muchas gentes se recrean, en un presunto recogimiento meditativo basado en una búsqueda.

Cuando esta acción se convierte en una práctica, porque cantidades de manifestaciones son a base de prácticas, por lo que se crea entonces el círculo vicioso donde todo pasa, menos la meditación. La verdadera esencia del vacío es la entrega sin condiciones del que encuentra y, que no busca.

meditando

He prescindido de toda búsqueda, para volverme solamente, en un encontrador de la verdad. ¿Cómo es esto, si me desvela en ansias y me desazona el encuentro? Solamente el que deja de buscar, deserta del deseo aquiescente de la conquista y de la realización.

Es por demás sabido que la búsqueda en sí misma, trae añadida tención. La intención de ir al encuentro de algo, sea lo que signifique ese algo, define en realidad un objetivo, y se dirigen en verdad ciertas tenciones hacía el logro y la consecución del mismo.

Meditar para conseguir cierto estado, es; una búsqueda, por tanto; no hay meditación. En toda búsqueda, está entronizada la voluntad, se prende y aparece de seguidas la energía dirigida. Eso es; simple y llanamente absoluto control. Meditar no es controlar. Entonces, vemos como han proliferado cantidad de métodos de meditación que realmente no lo son. ¿Qué esperas para llegar más allá de los sentidos?

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: