fotografia

Eliminar el agua era el cometido para el cual estos molinos se construyeron en 1700 en los Países Bajos occidentales. Son 19 molinos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que tenían el objetivo de mantener seca la zona baja pero que con el tiempo se han convertido en un reclamo turístico muy importante para Holanda. Los molinos de viento de Kinderdijk se encuentran cerca de Rotterdam que tiene el puerto más grande de Europa y si bien su principal cometido era empujar el agua de los canales hacia el mar esta labor ya ha pasado a la historia ya que actualmente este trabajo lo realizan bombas eléctricas.

fotografia

Estos bellos molinos permanecen como testigos de un pasado y forma de vida de los holandeses y algunos de ellos aún se encuentran habitados por familias pero es tanta la curiosidad que estos molinos despiertan en los turistas que uno de ellos permanece abierto y puede ser visitado y descubrir por dentro como era la vida en esta zona de Holanda. El nombre de Kinderdijk quiere decir el "dique de los niños" y este nombre se debe a una antigua leyenda que se atribuye a este lugar.

fotografia

Cuentan que en una de las muchas inundaciones que se producían cuando los habitantes del lugar se disponían a recuperar lo que se había salvado de las aguas, observaron una balsa donde un gato saltaba de un lado a otro como si quisiera equilibrarla. Cuando se dispusieron a salvarlo vieron con asombro en el fondo de la balsa se encontraba un bebé dormido que era al que pretendía salvar el gato. Desde entonces se bautizó este lugar como Kinderdijk, "el dique de los niños".

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: