El intercambio de parejas

Es una costumbre que popularizaron los movimientos hippies en los años 60. Chocando con la ideología del momento y con la moral cristiana, quienes entendieron esta práctica como algo de jóvenes que estaban confundidos por el consumo de drogas. 

Pasado el tiempo algunas parejas, que no pertenecían al movimiento y que estaban felizmente casadas descubrieron el atractivo que para ellos suponia el tener una relación abierta. Los dos se daban la oportunidad de tener otras relaciones sin que por ello tuviera que terminar la suya. Fue en este momento cuando la psicología y la sociología decidieron estudiar este fenómeno.

Son pareja sin tener exclusividad

El matrimonio siempre se ha concebido como algo en el que la monogamia es fundamental. Pero cuando el amor que se tienen los dos miembros de la pareja se puede compatibilizar con que ambos estén de acuerdo en tener otras experiencias, la infidelidad en la pareja deja de ser un problema. El intercambio de parejas, siempre que los dos miembros estén de acuerdo,constituye una forma de enriquecer la relación, ya que no existe el riesgo de que alguno de los dos miembros salga dañado.

Esto no quiere decir que todas las parejas estén preparadas para afrontar una experiencia de este tipo.

Como siempre se cuestiona este tipo de experiencias

Quienes son críticos con el intercambio de parejas, dicen que desde jóvenes son personas que no quieren enamorarse de verdad. No sé de donde sacan esa conclusión o en que se fundamentan para decir algo así. Se trata de personas adultas que se han puesto de acuerdo para de este modo romper con lo toda la monotonía que supone la vida en pareja.

Por supuesto que este tipo de práctica tiene sus riesgos, y esos tienen que ser asumidos por las parejas. Esto sucede principalmente cuando uno de los trata de imponer al otro su deseo de probar nuevas experiencias. Ahí es cuando se puede fracasar. Los dos deben de ser lo suficientemente maduros para saber a que se están enfrentando. 

No se trata de una aberración, es una forma de enriquecer la vida en pareja, sin tener que recurrir a la dañina infidelidad. Pero es importante recordar que no todas las parejas están preparadas para experimentar el intercambio de parejas. Y que si no se sienten realmente preparadas es mejor que ni lo intenten de este modo ninguno de los dos saldrá dañado. Cada cual es libre de elegir la opción que mejor considere para mejorar su vida en pareja. 

 

 

 

 

El intercambio de parejas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: