El camino para llegar a ser feliz no es fácil, pero pocas cosas se consiguen en la vida sin proponérmelo.

Cómo lograr estar bien la mayor parte del tiempo, a pesar de los avatares de la vida diaria, del estrés que acumulamos al finalizar nuestra jornada. Sentimientos de disconformidad y agotamiento nos invaden y pareciera que no hay nada que podamos hacer para revertirlo, porque además debemos seguir cumpliendo nuestras  de todos los días. Nos desbordamos en cualquier momento y solemos enfermarnos bastante seguido fruto de tanta presión. Hay que intentar algo, y tiene que ser algo lo mas natural posible para cuidar nuestro organismo y no terminar perjudicándolo mas.

Como primer paso intentar relajarnos es lo mas aconsejable, aunque no sea nada mas que en el momento que tenemos libre y si creemos que no tenemos un momento así debemos buscarlo ya. Para ayudar a relajarnos podemos perfumar el ambiente con lavanda o algún incienso, comenzar a hacer inspiraciones profundas hasta sentir que la tensión va cediendo en nosotros y luego esas inspiraciones serán cada vez más lentas.

Esto solo es el principio porque para lograr una verdadera meditación tenemos que lograr que en nuestra mente no quede ningún pensamiento y menos alguno de preocupación. Podemos iniciarnos en este arte relajándonos imaginando como cada parte de nuestro cuerpo se relaja y recibe un calorcito placentero o una luz agradable de un color especial hasta que pasamos por todas las zonas tensionadas. Una vez logrado esto trataremos de despejar nuestra mente hasta que no quede en ella resto de nada que pueda distraernos del silencio que hay dentro nuestro y que es nuestro mejor maestro.

Podemos encontrar dentro nuestro justamente eso que provoca una sensación de felicidad que pocas veces experimentamos. Dicha sensación nos ayudara a ver la vida desde otro punto de vista, como si nos empezáramos a parar en otro ángulo de nuestra realidad. Uno que nos hace notar que lo que poseemos tiene un valor muy importante y que los problemas que nos agobiaban al final no eran tan grandes. En definitiva la pregunta que tengo que hacerte en este momento no es ¿Sos feliz? , Sino ¿Qué hiciste hoy para intentar ser un poco más feliz con lo que lograste hasta ahora? Sin importar lo que todavía de felicidad estará por venir. ¿Alguna vez te lo pusiste a pensar de esta manera? A que no.

Morina.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: