Los de generaciones pasadas nos ufanamos de mayor inteligencia a los muchachos de hoy, cosa que dudo.

Empecemos por tratar de definir inteligencia, de acuerdo al diccionario de la lengua española: “capacidad personal para comprender y adaptarse a situaciones nuevas”.

De acuerdo a mis profesores en la época de estudiante, la inteligencia está estrechamente ligada al conocimiento y su esencia de uso, es decir para que sirve.

En mi opinión, el diccionario se queda corto, por que apelando nuevamente a mis profesores, el conocimiento tiene dos fases, entender, que es el proceso racional de asimilar la ejecución del proceso para llegar, descifrar, desarrollar lo planteado, ejemplo el que desarrolla correctamente la fórmula para resolver un problema matemático,

Y una segunda en comprender, que es la parte netamente sensible del proceso, lo emotivo, los sentimientos, lo racional a que nos conduce, la solución al problema matemático que consecuencias tiene, buenas, malas, a quien beneficia o perjudica.

El concepto “adaptarse a situaciones nuevas”, me lleva a tratar de especular lo más racional posible, de acuerdo a mis observaciones personales y a la historia del hombre, para decir que la época y la tecnología marcan las tendencias de inteligencia.

En la época de nosotros, los de generaciones pasadas, la poesía, la literatura eran muy importantes, carecíamos de tecnología informática, por lo que éramos muy dedicados al estudio basados en la lectura, el concepto era de vital importancia para poder aplicar.

Los muchachos de hoy, menores de treinta años, por efectos de la tecnología, demasiado visuales, son más rápidos mentalmente que lo que éramos nosotros, en cierta forma desprecian el concepto, aprendiendo sobre la marcha de la aplicación.

Observe a su hijo como sube de niveles de dificultad en los juegos virtuales para computadoras, sin leer manuales ni guías.

Observe a su hijo como maneja la tecnología informática, computadoras, celulares, cámaras de video, sin leer una sola línea del manual, aprenden haciendo.

A los muchachos de hoy, a esa capacidad de rapidez mental que poseen, inteligencia en la fase racional, los motiváramos para asociarles a la fase de comprender, con la ayuda de expertos en inteligencia emocional, el conocimiento con ética sería un hecho.

Las personas comprometidas en los procesos educativos, tienen la palabra, la tecnología bien entendida, brinda una gran oportunidad de construir un mundo mejor para todos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: