El insulto como defensa

Es muy habitual, que algunas personas para da una mayor validez a su idea, recurran al insulto al otro como forma de defensa

Es la salida, que utilizan aquellos que no tienen argumentos con los que defender lo que pretenden transmitir, no saben debatir de manera razonada. 

Es cierto, que no siempre es posible demostrar que el argumento que se está esgrimiendo es el adecuado o, si la forma en la que se está razonando es la correcta o no. 

El argumento

Para comprender mejor al otro, hay quien hace un análisis lógico examinando la forma de vida y de pensar que tiene el otro. Es natural, que la otra persona no tenga ni las mismas ideas, ni la misma forma de ver las cosas, ni afronte las situaciones de la misma manera. Pero, eso no quiere decir que la forma en la que razone no sea la adecuada. 

Esta estrategia, la utilizan en la actualidad los políticos y todos aquellos que les siguen fielmente, también hacen lo mismo algunos grupos religiosos. Es la forma sutil y persuasiva, de criticar la vida de otra persona y de esta forma poder denigrar su forma de pensar. 

Cuando se descalifica a alguien sin tratar de entender sus argumentos se puede perder la credibilidad. 

El argumento, que se pretende rebatir se debería analizar por separado a la forma de vida que tenga la otra persona, cuando no se hace así es cuando se utiliza el recurso fácil del insulto. Éste se utiliza, cuando se cerece de otros argumentos que puedan ser considerados lógicos para oponerse a la idea, o cuando se considera que la vida de la persona merece ser atacada. 

Para concluir

Cuando se pretende analizar el argumento de la otra persona, no debería tener ninguna importancia la situación social, su aspecto físico, la religión a la que pertenezca ni la forma de vida que lleve. Lo más lógico, es hacer un análisis de forma razonada y no caer en el recurso del insulto. Quien lo hace así, lo único que consigue es descalificarse a sí mismo, porque lo que está dejando en evidencia es su falta de argumentos para debatir. De lo que se deduce, que el que calumnia, difama e insulta no tiene otro modo para defenderse. 


 

el insulto como defensa

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: