Radiador aluminio

INSTALACIÓN DE CALEFACCIÓN

La instalación de la calefacción de nuestro hogar lo forman un conjunto de elementos: 1. caldera: aparato que nos calienta el agua normalmente mediante gas para el consumo sanitario ( agua caliente para el baño, cocina, etc) y para el circuito de calefacción. 2. Instalación: hay muchas formas de instalar una calefacción (bitubo, monotubo, suelo radiante, etc) pero en todas ellas la instalación es la parte formada por tuberías encargadas de conducir el agua caliente de la caldera hasta los emisores o radiadores; 3. Radiadores: pueden ser de hierro, acero, aluminio o incluso la misma instalación en el caso de suelo radiante cumple la función de radiador.

una instalación de calefacción es un circuito cerrado de agua, es decir que no consume más agua que la que requiere su llenado una vez la instalación se llena y se regula su presión la instalación no consume agua de la red interior de la vivienda ya que la que mantiene en su interior recircula atraves de la caldera gracias a la bomba de recirculación de su interior.

MANTENIMIENTO CONTRATADO

Normalmente cuando tenemos una instalación de calefacción, sobre todo si es de reciente realización o si sólamente hemos cambiado la caldera hace poco, tendremos un servicio de mantenimiento y puesta en marcha de la instalación contratado, el cual nos visitará una vez al año para poner la caldera en marcha en modo calefacción y repasar los radiadores para que todo funcione correctamente.

Básicamente en esa visita lo que nos suelen hacer es comprobar que la caldera no tenga ningún defecto por uso (fuga de agua, bomba averiada) o partes de ella en mal estado (manguitos de goma, juntas) cosas que si no se presentan funcionando en modo verano (sólo agua caliente) no se presentarán en modo invierno (agua caliente y calefacción), exceptuando el funcionamiento de la bomba ya que sólo funciona para bombear el agua por el circuito cerrado de calefacción en modo invierno en ese caso habrá que sustituirla y a no ser que esa empresa sea un servicio técnico oficial no suelen realizar ese tipo de trabajos.

INSTALACIÓN Y RADIADORES

En lo referente a la instalación (tuberías) el único problema con el que nos podemos encontrar es con fugas pero a no ser que alguna parte de la instalación haya sufrido golpes no es susceptible de que sufran escapes de agua; otra cosa es en los radiadores o la racorrería de conexión a ellos (llaves de entrada, detentores, purgas, etc) en estas partes al ser manipulables si podrían aparecer fugas con el sólo hecho de tocarlas al hacer la comprobaciones después de todo un tiempo sin uso ya que la cal del agua puede estropear las juntas de cierre pero lo normal es que no sea así como mínimo en los primeros 10 años de la instalación, siempre y cuando la mantengamos periódicamente.

Tamién podrían aparecernos fugas en las juntas del lo elementos del radiador pero eso no suele pasar porque sí, si no por algún tipo de acción sobre él (golpe o por haberse apoyado y haberse descolgado), si no no es probable que suceda.

 

llave de entrada

PRESIÓN CALDERA

Si todo esto está correctamente lo único que nos revisarán es la presión de la caldera y si hay o no aire en la instalación, causa de el mal funcionamiento de la instalación, para mirar la presión de la caldera nos iremos a la misma y miraremos el pequeño reloj que se encuentra en su parte frontal, si el visor de nuestra caldera es digital pues en la pantalla nos aparecerá la presión de la instalación (hay veces que con la caldera en funcionamiento sólo se muestra la temperatura, en ese caso tendremos que apagar y volver a encender y nos debería mostrar la presión), la presión se muestra en bares (bar) y para un correcto funcionamiento debería estar entre 1 y 2,5 bares. 1 bar sería demasiado poco a no ser que nuestra instalación sea muy corta en su recorrido y en número de radiadores y 2,5 quizas sería demasiado ya que si esa presión la marca con la instalación en frio (calefacción apagada) quiere decir que cuando la pongamos en marcha y el agua de su interior se caliente esa presión subirá y nos puede hacer reventar la válvula de seguridad y provocarnos una pequeña fuga en la caldera.

La recomendación es de una presión de 1,5 bares máximo 2 en frio de esa manera permitimos expansión estando siempre dentro de los limites de resistencia de las válvulas de seguridad. Para restablecer la presión en la instalación debemos rellenar el circuito con agua de la red para ello en la parte inferior de la caldera (por la parte de abajo, normalmente junto a la tubería de entrada de agua fría a la caldera) debemos tener una llave que permite el llenado directamente de la tubería de agua fría de la red el cual deberemos de asegurarnos de dejar completamente cerrado una vez llenada la calefacción con la presión correcta, en el manual de la caldera debería mostrarnos la posición exacta de dicha llave.

 

de caldera situado en el frontal

AIRE EN LA INSTALACIÓN O RADIADORES

Es el problema más frecuente en la instalación de calefacción, las bolsas de aire que pueden hacer que el calor no pase al resto de la instalación.

Los síntomas más normales son ruidos (burbujeo metálico) en los tubos o en los radiadores, radiadores fríos así como partes aisladas de la instalación.

La manera de solucionar esto es sencilla se trata de purgar (sacar el aire a través de la purga manual del radiador) los radiadores donde oigamos el ruido insistiendo hasta que consigamos sacar aire, siempre vigilando la presión de la caldera (1,5 - 2 bares), si donde oímos el burbujeo no es en los radiadores si no en los tubos lo que debemos hacer es desplazar ese aire hasta algún radiador donde pueda salir al exterior, para ello cerraremos las llaves de entrada de los radiadores exceptuando el último del circuito, dejaremos la calefacción funcionando un rato (30 - 60 minutos); de esa manera obligamos al agua a circular de la caldera a ese radiador y probablemente a acumularse ese aire en ese radiador y procederemos a su extracción.

De todas maneras en ocasiones nos resultará muy complicado dejar nuestra instalación sin aire, normalmente siempre contiene un poco y algún que otro ruido es normal, para quedarnos más tranquilos y conseguir que poco a poco ese aire vaya saliendo instalaremos en nuestros radiadores purgas automáticas que hace, por medio de un mecanismo de boya, que cuando llegue el aire salga automáticamente sin dejar salir nada de agua; igualmente deberíamos instalar en el punto más alto de la instalación purgadores automáticos que funcionan de igual forma que los anteriores.

manual y de boya

de instalación

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: