Tercera parte de la trilogía del escritos Samuel Beckett que comenzó con Molloy y Malone muere, y finaliza con EL INNOMBRABLE, en la que las reflexiones nos llevan a personajes desconocidos a los que pone nombre o no.

El Innombrable protagonista en un monologo interno intenta encontrar una razón para explicar su existencia, el como y el porque esta en este mundo. El Innombrable personaje sin forma definida ni identidad concreta, pasa de un personaje a otro, de una identidad a otra.

Aunque el protagonista es Molloy, es también el escritor Mahood, y un extraño personaje llamado Worm, y El Innombrable va pasando de una personalidad a otra, como si tuviera un trastorno de doble o triple personalidad.

Malone sigue ahí, aunque de su antigua vivacidad ya casi no quedar rastros, pasa junto al narrador como una sombra, arrastrando los pies, sin hablarle, nuestro personaje no esta seguro que sea Malone, puede ser Molloy con el sombrero de Malone. A nuestro narrador la barba de Malone le da pena, una barba que cae en dos escuálidas torcidas, que miden distinta longitud, y esta visión le hace reflexionar por si llegara alguna vez a ser así,

La felicidad si alguna vez existió para él, ya se ha ido de su memoria, aunque no esta seguro que existiera en su interior, desde hace tiempo nada cambia, pero El Innombrable no se atreve a afirmar que nunca nada cambiara. Durante este tiempo todo ha sucedido en un orden perfecto, con la mayor calma aunque se producen algunas manifestaciones que no alcanza a comprender, cuyo sentido se le escapa.

Con la exactitud de una maquina Malone aparece y desaparece a los ojos del protagonista, lo iluminan luces que solo este puede apreciar, y que lo presentan como real o imaginario a los ojos del protagonista. Puede ser real o no, las luces pueden existir o no, incluso el protagonista puede ser o no.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: