célula

Inmunotoxina contra el VIH (Sida)

Se abre una nueva esperanza para todas aquellas personas infectadas de Sida (VIH), con el descubrimiento de un veneno que mata a las células infectadas por el virus de esta letal enfermedad. Como es de esperarse, esto podría abrir una nueva ruta de investigación para combatir tan terrible pandemia (enfermedad epidémica que se extiende a varios países o que ataca a casi todos los individuos de una región o localidad).

La toxina va dirigida específicamente a las células infectadas por el VIH y, al contrario de los demás fármacos clásicos, elimina el virus. En este momento, solo se ha logrado, en un modelo de ratón infectado con el VIH, sin embargo los autores de la investigación, de la Universidad de Carolina del Norte, en EE. UU., creen que esta será una nueva línea de ataque para el mortal virus del sida.

Los anti-retrovirales, los fármacos utilizados en la actualidad, no eliminan totalmente al virus, si no que lo controlan a niveles indetectables, haciendo de esta manera que las personas con VIH lleven una vida normal y saludable, aunque dependientes siempre de la medicación pero; esto no quiere decir que VIH no siga latente en los llamados “reservorios” del organismo.

Son muchos los años, que los investigadores han estado en la búsqueda de un veneno en específico que, pueda completar la terapia anti-retroviral para matar a las células infectadas por el VIH. Uno de estos venenos es una toxina diseñada genéticamente, la 3B3-PE38, que se creó en 1998 en los laboratorios del Instituto Nacional de Alergias Y Enfermedades Infecciosas (NIAID), y del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE. UU.

La inmunotoxina

La inmunotoxina es dirigida selectivamente a las células infectadas por el VIH y, cuando es introducida en su interior, desactiva la síntesis de proteínas, desencadenando la muerte celular, o sea causa la muerte de la célula infectada. Con su utilización, los investigadores de estos laboratorios y los de la Universidad de Carolina, dirigidos por, J. Víctor García, han probado cómo funciona la toxina en 40 ratones modificados genéticamente que fueron infectados con el VIH.

infectado de sida

Luego de varios meses, los ratones recibieron una combinación de fármacos anti-retrovirales, por el lapso de 4 semanas. Después la mitad de los animales recibieron posteriormente una dosis de la inmunotoxina 3B3-PE38 durante 5 semanas para completar los anti-retrovirales, mientras que la mitad restante continuó recibiendo únicamente los anti-retrovirales.

Por esto; los resultados que ahora aparecen en “PLoS Pathogens”, muestran que, en comparación con la terapia con anti-retrovirales solo, la combinación con la inmunotoxina, reducía de manera notable el número de células con el virus detectable en múltiples órganos, pero; también la cantidad de virus en la sangre.

Prueba conceptual

Según estos datos y, otros previos anteriormente, sugieren que, el tratamiento con esta inmunotoxina, cuando es asociada a la terapia anti-retroviral, podría ayudar a mantener el virus en remisión (ceder o perder parte de su intensidad).

Finalmente; los estudiosos señalan que lo que se persigue es; eliminar o controlar la infección del VIH, suficientemente para; evitar la necesidad de hacer de la terapia anti-retroviral un procedimiento continuado. Con esto se demuestra la posibilidad de atacar y destruir las células infectadas por el VIH escondidas, que la terapia común no puede tocar.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: