Desde que la humanidad ha estado sobre la faz de la tierra, el hombre ha tenido que convivir, con mucha frecuencia, con el resfrío y otras infecciones virales. En estos días la automedicación es muy común, pero hay que tener mucho cuidado con el uso excesivo de los antibióticos. Los antibióticos son muy beneficiosos para el ser humano, pero ningún medicamento está libre de efectos colaterales.

  Otra razón muy común para controlar el uso de los antibióticos es la aparición de la resistencia antibiótica, que significa que el antibiótico ya no será útil para tratar la misma infección; todo esto debido al mal uso de estos medicamentos.

 

  El resfrío es ocasionado por virus como el adenovirus, virus sincitial respiratorio y otros que provocan una sintomatología característica con presencia de estornudos, tos, alzas térmicas leves, dolor de garganta y debilidad muscular. Si estos síntomas son muy severos y además están acompañados de vómitos, podemos sospechar aue el diagnóstico sea un cuadro gripal ocasionado por el virus de la influenza que en los últimos años ha ocasionado epidemias preocupantes como la gripe aviar o porcina (H1N1), las cuales deben ser tratadas con medicamentos antivirales como el Olsetamivir. Todos estos cuadros virales no requieren el uso de antibióticos como la penicilina, estos medicamentos deben ser reservados para casos de infección bacteriana.

 

  Una de las causas más comunes de automedicación con antibióticos es el RESFRÍO. Las personas resfriadas no deberían tomar antibióticos a no ser que exista una sobre infección. Pero ¿cómo saber si estas cursando con una sobre infección bacteriana? En general, los síntomas del resfrío puramente viral son menores a los de una sobre infección. Por ejemplo, la infección viral (que no requiere del uso de antibióticos) cursa con un alza térmica no mayor a 38º C, pero una infección bacteriana cuele sobrepasar esta cifra. Otro dato muy importante a ser evaluado por el médico es la garganta; ante la presencia de manchas blanquecinas o puntos rojos, podemos sospechar de una infección bacteriana y tomar la determinación de tomar antibióticos. En todo caso podemos requerir un hisopado faríngeo para determinar el germen presente y el medicamento más efectivo para ese caso.

 

Ante cualquier duda, consulta siempre con tu médico de cabecera.

El virus es el ocasionante de los resfru00edos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: