Seguridad Financiera

INGRESO Y AHORRO: ETAPA 1.1

¿Cuántas veces les ha pasado de no poder dormir por causa del dinero? ¿Piensan que esto tiene que ver exclusivamente con el nivel de ingresos que uno tiene?

Lamento informarles que no. Los problemas de dinero no son exclusivos de la cantidad de dinero que uno tenga, sino más bien del nivel de gastos que uno tenga.

Todos podemos intuir que si alguien gana USD 50.000 al año, pero gasta USD 70.000 va camino a la bancarrota. No hay que ser un experto para saber esto. Por eso, como punto de partida, podemos decir que la premisa principal para lograr un correcto manejo de las finanzas personales pasa por gastar menos de lo que ingresa. Esto permite, en primera instancia, ahorrar, en segunda, invertir y a partir de ahí, lograr cierta seguridad financiera.

Debemos saber que la única manera de juntar el capital suficiente para comenzar a invertir, se logra ahorrando. Obviamente también se puede pedir prestado, pero esto es un tanto más riesgoso y, por ende, para comenzar no es recomendable. Por eso, primero hay que tratar de aumentar mes a mes los ahorros, para así lograr un capital que nos permita invertir después.

Sabemos de mucha gente que trabaja duro durante años pero que, por alguna razón, nunca logra ahorrar y vive siempre el mes a mes en situación precaria. Al final, no tiene nada después de una vida de esfuerzo. Para solucionar esto, se debe adoptar el hábito de ahorrar algo cada mes, lo ideal es que como mínimo esto represente el 10% del ingreso, y cuanto antes se empiece, mejor. Ahorrar lo suficiente nos ayuda a conseguir no sólo seguridad, sino también independencia financiera. Porque, logrado este capital, el dinero comienza a trabajar para uno.

El no permitirse ahorrar, puede hacer también que uno tenga que sentirse obligado a permanecer en un trabajo que no le guste, simplemente para poder pagar las cuentas, al vivir con el miedo de perder el empleo que permite el subsistir.

Si uno vive sin deudas, controla sus gastos y aumenta sus ahorros en forma sistemática, podrá invertirlos, y así permitirse un tiempo sin trabajar o estudiando algo que guste y sin que esto haga que el estilo de vida se considere disminuido.

La seguridad financiera es uno de los sueños más anhelados por la mayoría de las personas y, tal como la hemos definido, está al alcance de todos. El dinero no da la felicidad, pero vivir sin deudas y sin angustias a fin de mes, tener unos ahorros y poder dedicarnos a algo que nos guste constituye un buen comienzo.

¿Cómo conseguirlo? Empiece por saber cuál es su situación actual y cuáles sus objetivos financieros concretos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: