Infinito es nuestro Universo. Y cada vez más. Como infinita puede serla cantidad de universos que según muchos científicos deben existir junto al nuestro.

Y una prueba de esto nos la acaba de dar la NASA (Agencia de Investigaciones Espaciales de Estados Unidos), al encontrar siete planetas manteniendo giros orbitales alrededor de una estrella única.

Tres de los cuales presentan gran similitud con la Tierra y se encuentran además en la llamada «zona habitable». Las investigaciones han confirmado en estos exoplanetasla existencia de agua (sometida a ciertas condiciones atmosféricas).Por lo tanto,las posibilidades de vida en ellosson elevadas.

A estos entes cósmicos se les llama exoplanetas, o planetas extrasolares, porqueefectúan un movimiento orbital giratorio alrededor de una estrella que no es nuestro Sol.

La primera detección de planetas con estas características se efectuó en 1992, cuando se encontraron varios de ellos con masa definida orbitando alrededor de un púlsar (estrella de neutrones que emite a intervalos regulares y cortos una muy intensa radiación).

Los primeros orbitando un cuerpo celeste con características reales de estrella (emitir radiaciones electromagnéticas, principalmente luz), nombrada Dimidio, se encontraron en 1995. Y a partir de ese momento se han descubierto más de 500 exoplanetas, algunos de ellos pueden ser comparados con el nuestro (en tamaño, composición y condiciones).

Desde que fue lanzada al espacio, en 2010, la sonda Kepler se ha mantenido descubriendo exoplanetas. Y en 2015 detectó uno muy parecido a la Tierra (88 % de coincidencia).En ese propio año la sonda encontró uno casi idéntico (98% de coincidencia). Visto por última vez en octubre del pasado año.

Este exoplanetaorbita,con una duración de 449 días, una estrella enana amarilla (que tiene dimensiones algo mayores que nuestro Sol). Y es prácticamente del mismo tamaño que la Tierra,con una temperatura muy similar. Además de estar prácticamente demostrado que se puede encontrar agua en la superficie delmismo; aumentando tremendamente las probabilidades de vida.

Ese es nuestro infinito universo. Y esas son las investigaciones científicas que cada vez nos van acercando más a la seguridad de que no estamos solos en espacio cósmico.

¡Cuánto hemos avanzado desde que la perra Laika voló al espacio!

Pero mucho más, desde que el científico polaco Nicolás Copérnico formuló su teoría heliocéntrica del sistema solar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: