El infierno

El infierno se entiende de un modo diferente en cada religión y cultura. 

Para el catolicismo el infierno es algo oscuro y lleno de llamas, pero no en todas las religiones se ve del mismo modo. Antiguamente no se veía como un sitio de castigo. 

Breve historia del infierno cristiano

Los teólogos cristianos tenían diferentes formas de pensar sobre como debía de ser el infierno. Había algunos que lo consideraban incompatible con lo que se entendía por bondad divina y la idea que se tenía del sufrimiento real.

Fue San Agustín quien estableció la definición final de infierno, para él todos los cristianos que siguieran empeñados en cometer pecados serían condenados al infierno. 

Más adelante, se popularizó la idea material del infierno por las predicaciones que hacían los monjes. Por lo que para que fueran capaces de imaginar las consecuencias que tendría si no actuaban bien, se dedicaban a contar las historias del modo más detallado posible. El objetivo  de estas historias era mostrar un contenido moral. 

El infierno y los griegos

En la antigua Grecia, el poeta Hesodo afirmaba que el infierno era parecido a una gran caverna. En la que el río Océano dividía el mundo de los vivos del de los pecadores. Estos estaban en el Tártaro, representado por una fortaleza de hierro, rodeada de llamas. 

El infierno en el Tíbet

La idea de infierno tibetana no establece ninguna diferencia entre el infierno y el paraíso. Ya que la creencia de los tibetanos, establece que el alma del muerto debe ser acompañada durante su viaje y que este viaje tiene un fin el de la purificación del espíritu. No se considera al infierno como un sitio de castigo sino como un lugar para superar los obstáculos que impiden alcanzar la inmortalidad. 

Los celtas y el infierno

La creencia celta dice que los vivos también pueden ir de visita al infierno. Para ellos no es un sitio de sufrimiento, sino que se piensa que la solidaridad es lo más importante para la salvación de todos. Tampoco lo conciben como un sitio de castigo ni de pago de culpas, sino que le conceden un carácter totalmente neutro. 

Con independencia de cual sea la creencia y su orígen el concepto de infierno ha ido cambiando con el paso del tiempo. En la actualidad ha perdido toda la símología que le rodeaba, incluso apenas se habla de él en el entorno eclesiástico. Más bien siempre que alguien dice algo referido al infierno lo hace con un sentido metafórico y con un alto contenido espiritual. 

 


 

 



 

 

El infierno

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: