Yo lo he vivido en directo, los indignados en mi modesta ciudad de Murcia y lo volveré a vivir, porque quiero una democracia real, la de unos gobiernos al servicio de los ciudadanos, porque solo hay una razón para quedarse en casa el 12M: “Ser pudiente y temer algo”.

Cuando los pelos se ponen como escarpias, escuchando gritos y eslóganes de los indignados, del 15M y de la democracia real ya, que sabes están resonando a nivel mundial, en un mismo día, y encuentras en tu camino, justo a tu lado, a arquitectos, abogados, albañiles, ejecutivos, cajeras, reponedoras, taxistas, minusválidos, funcionarios, jubilados, emigrantes, inmigrantes, niños, abuelos, personas sin hogar, desahuciados, parados, y todos juntos demandando que los gobernantes eleven al parlamento las leyes que todo el pueblo quiere tener activas, sin duda, es el día de la humanidad, es el día de la democracia, es el día del pueblo y de los ciudadanos del mundo, diciendo con un mensaje muy claro y explícito: “hasta aquí hemos llegado, se acabó nuestra paciencia”.

Los indignados no son la imagen que muchos medios de comunicacion se empeñan en mostrar de ellos, de jovenes alborotadores, me encantaría que los medios también sacaran imagenes de la diversidad de personas y estamentos que también estan indignados. Yo he estado en medio de ellos, y ví familias enteras, gente de bien, manifestándose y apoyando el grito unánime mundial de los indignados. Los indignados, entre lo que me incluyo, no somos un movimiento, ni siquiera un sentimiento, por desgracia, somos una realidad, una triste realidad que nunca debió aparecer, porque nunca se debió permitir que esto sucediera y llegara a provocar el hastío de la sociedad a nivel mundial. Pero ahora, está aqui y no se puede parar ni volver para atrás.

Cuando ves que ningún partido político, ni sindicato, ni organización legal, aparece en esta escena, junto a los indignados, cuando la respuesta es el silencio de todos aquellos a los que se les dice y se les recuerda que simplemente: “trabajan para nosotros” y que no se les dá poder, si no que se les dá consentimiento para hacer lo que se les dice, desde la ciudadanía, no para forrarse sus bolsillos, ni para hacer o dejar que otros se forren, a costa del salvoconducto que se les ha concedido por unos años, eso es recordarle al mundo lo que es la democracia real, el gobierno del pueblo, no de los que una vez llegan (gracias a todos los ciudadanos) hacen lo que les dá la gana. Simplemente ningun partido político habla de frente de este gran movimiento de los indignados, porque tambien tienen miedo de decantarse hacia un lado y las consecuencias que ello les traiga.

¿Quién puede estar contento con la situación insostenible que vivimos? ¿quién puede salvarse de ser uno de los indignados del mundo?, ¿Los ricos quizás? , ¿los poderosos?, ¿los trabajadores de bancos que ven como cada día son menos en la oficina? no, a ellos tampoco les sirve esta situación, porque ya no solo ven sus capitales, anclados, si no que disminuyen igualmente, evidente será que, quien mas tiene, mas tarde en caer, pero ya se está viendo que al final, hasta las torres mas altas acaban cayendo. Entonces , ¿de qué tienen miedo algunos?, ¿de mezclarse en las calles con todo tipo de personas?, ¿de rebajarse a manifestarse libremente por una democracia real dirigida por el pueblo?, ¿de aparecer publicamente apoyando al movimiento mundial de los indignados?

El 12 de Mayo, casi con toda probabilidad, los indignados del mundo vamos a vivir otra gran manifestación mundial, y todas las previsiones hacen pensar que, si la anterior fue éxito rotundo, esta vez, hará temblar el globo terrestre, porque, ya está bien de turnarse en el poder y no legislar como la ciudadanía exige. Los indignados ya buscamos soluciones sin retraso, no hay vuelta atrás.

Lanzo la pregunta del millón, que supongo tanto el resto de los indignados, como todos los estamentos sociales y políticos deben plantearse cada día: ¿Merece la pena mantenerse en el poder de un pais destruido, porque nadie quiere tocar a los intocables? Parece que en realidad, los gobiernos no saben como manejar una situación y un movimiento mundial de protesta, que en realidad les está dejando literalmente "mudos y paralizados". Cuando se comenta en los medios sobre este movimiento, la respuesta es el silencio, el mirar para otro lado, para ver si la tormenta de los indignados acampa por si sola. ¿Alguien se ha dado cuenta que hasta las culturas mas cerradas, como los musulmanes, se unen a este movimiento de primavera global, de los indignados del mundo, sin miedo a nada, porque hacen falta soluciones?

Yo solo veo una razón por la cual no hay unanimidad aún en toda la ciudadanía y algunas clases sociales destacadas, que no apoyan el movimiento 15M de los indignados, lo cual es evidente va a triunfar, como ya ocurriera en la revolución francesa, por poner un ejemplo coloquial, y esta razón es, únicamente, el mantenerse cercano a quienes les han protegido sus intereses hasta hoy, en un sistema que ya no puede mantenerse, personalmente le llamo “miedo”, nadie va a alborotarles porque sean mas pudientes, todo lo contrario, todos nos vamos a alegrar de que los mas pudientes también entiendan y griten “ya está bien”, que entiendan que los estados están al servicio del ciudadano y no al revés. Los indignados crecen porque la situación decrece y no nos gusta vernos en caida libre, mientras unos cuantos viven sin problemas, a costa de la desgracia de todos los demás.

Esto no va a parar, y los indignados van a seguir creciendo, como el desempleo y el cierre de empresas. Pacíficamente, pero haciendose oir, los indignados de todo el mundo van a ser demoledores, es mi vaticinio, este movimiento es imparable, el 15M sigue creciendo en todo el mundo, cuanto antes consigamos la unión y la unanimidad de todos los ciudadanos, de todos los estamentos sociales, antes llegará la nueva era y dejaremos atrás la crisis del fin del mundo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: