independencia amorosa

Frente al panorama expuesto por Mr Halpern, la amiga de mi amiga de mi amiga, decide reflejar como frente a un espejo, la relación en la que está involucrada, la cual le provoca preguntas de corte socrático que la llevan a un laberinto por el cual ha hecho importantes descubrimientos acerca de lo primordial del amor entre dos, y hasta del amor entre tres.

Empecemos por, qué tal les va respecto al concepto de “compromiso” tal como lo describe Mr Halpern: "elijo compartir la mayor parte de mi vida con mi amante y construir una realidad mútua juntos y que carguemos juntos con las responsabilidades y problemas".

Es algo que han ido logrando muy a trancas y mochas con el man con quien comparte sus días; claro que han construido una realidad juntos, efectivamente tienen un mundo que se ha ido nutriendo de muchas minucias significativas, como el acto noble de tener alguien con quien comentar y a veces desahogar la rutina diaria, así como las referencias crípticas con las que entre ellos se entienden: los poemas, la avena, la leche, el pan, los antros; una jerga privada y una serie de roces de diferentes índoles, que llenan los días de su mundo, como cuando los alados van tejiendo despacito un nido, que todavía no da para llegar a cargar problemas y responsabilidades juntos, más que si acaso los que ocurren cuando faltan los insumos para el desarrollo del polvo en turno, pero siguen tejiendo juntos.

En cuanto a elegir pasar el mayor tiempo posible con el amante, dice ella que él orina demasiado fuerte como todo un león macho alfa dominante de la manada, marcándole diariamente límites y horarios de acceso a su territorio y aunque ha menguado un poco en su rigidez, desafortunadamente no le permite contar con él en los momentos tristes que ocurren fuera de las fronteras demarcadas, con el líquido amarillo algo amoniacal. Cuando ocurre su presencia en esos momentos difíciles, suceden más como una dulce sorpresa que como un  lugar asumido por él.

Habría depronto que mermarle otro tris al chorro, si es que este macho quiere conservarla. Sería maravilloso que fuera así de macho alfa para marcarle los límites a otros depredadores rondantes entorno a ella, que lo ven a él infundadamente como alguien tan débil, o quizás para arriesgarse en la vida un poquito más.

A ella, en el proceso alquímico de depuración de lo primordial, caldeado por la tibieza algo friolenta de él respecto al acto de asumir un compromiso, se le ha ido refundiendo entonces, qué es lo que al fin ella quiere compartir de los días con él, pues lo que quería en principio él lo secó a punta de nos, evasivas y ausencias.

Ahora que el miedo ha cedido para ambos, ella se encuentra con que se ha acostumbrado a disfrutar demasiado de hecho, estar sin él, sintiendo que puede pasar el tiempo muy feliz, con él o sin él.

¡ Y ese es el nudo del asunto!! enunciado por el poeta que canta, Santiago Cruz en donde toma peso esa palabrita inmersa en el concepto de compromiso: ELEGIR.

Ella está dispuesta a elegir pasar más de la vida con él, por la apuesta del sentido de un vida con otro y porque le gusta este otro, aun cuando estando sola la pase tan, tan bien. "Es mi decisión quedarme junto a tí, no es necesidad, es que elijo estar contigo", dice el cantante; "elegir compartir la mayor parte de mi vida..." dice don mister.

No se trata de perdurar en una indiferencia neutra de estar, o no estar con el otro, respecto a ser feliz, ni de creer que habrá que esperar a que entonces por efecto de una suerte de balanza interna, un lado tiene que ganar por alguna medida de peso, sino del acto trascendente de elegir estar o no con un amoroso por un motivo de existencia, deseo y vida, y ya no estar con él por una suerte de necesidad, o  no estar por una complacencia con la autosuficiencia, dice la que escribe.

La confianza es algo que se tiene o no se tiene como producto de lo que son dos. Ellos. pareciera que la tienen, y que la siguen construyendo.

En cuanto al cuidado generoso, SANTIAGO CRUZ  dice " lo nuestro es darse el uno al otro en forma natural, es una doble vía, es dar y recibir…” nuestra woman dice sentir que este tipo de cuidado, como de doble vía, pues mmmm… duda y al final dice, que más bien brilla por su ausencia, siente que él realmente no la cuida como hombre, y ella ha tenido que ir dejando su tendencia a hacerlo

Las cosas del amor para que sean del amor deben ser mutuas, de lo contrario pasan a ser futuras cuentas de cobro, un poco patológicas, que tarde o temprano pasan factura.

De la suave manera en que se puede entender el concepto de compromiso, se deriva el ejercicio cariñoso de cuidado mutuo hacia el amoroso compañero de esta vida, que implica naturalmente la generosidad de las dos almas que asumen juntos este viaje; es quizás cuando ya no se repara en lo que se da, cuando aquello de la doble vía cumple su función, se eleva cósmicamente y entonces el dar se vuelve una sola fuerza indiferenciada, que se llama convivir con otro.

En cuanto a lo íntimo de sus cuerpos, la entrega del uno al otro de forma natural, el acople orgánico, rítmico y la sintonía musical de las entrañas, parece ser que es como un baile y sin más palabras… los polvazos son de antología!! en ellos sí que han avanzado.

En algunas disquisiciones que sobre la vida, la muerte y la trascendencia de esos polvos, tenemos con conocedores por formación y devoción en el tema del AMOR, coincidimos en que aquí aplica el lema, lo cortés no quita lo valiente, es decir, los polvos de antología, por antológicos que sean, nunca reemplazarán al cuidado amoroso, claro y presente ni al compromiso diario, ni aún más, al reconocimiento como mujer de la implicada como mujer, no como un similar a él, sino como mujer con todo su singularidad.

Pero para ser justos, tampoco, claro está; tanto cuidado, presencia y detalle, pueden reemplazar, un polvo bien echado.

¿ De qué manera entonces se puede conservar la independencia en una pareja, sin que los fulanos se desconecten?

Pues bien, parece que solo es posible con una independencia adjetivada con una palabra preciosa, una independencia amorosa,  si bien cada cual nutre su vida de aquellas cosas que desea hay un claro compromiso asumido por ambos, que implica la libertad de elegir pasar tiempo, vida, problemas y responsabilidades con otro por el que opté en este mundo.

Implica un cuidado real y mutuo sin medición, posible solo por la generosidad que deriva del AMOR con compromiso.

Implica la confianza plena en lo que se dice y se hace, y claro!! y por supuesto que bailes verticales y horizontales de antología!!!.

Cuando la felicidad llame a tu puerta toma la ocasión y se feliz, porque se da una o dos veces en la vida. Murakami

independencia amorosa 2

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: